Albóndigas agridulces
Receta de: Carnes
Plato: Plato caliente, Segundo plato
Cocina:
Albóndigas agridulces
Fácil
20-30
Albóndigas agridulces
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Uno de los mejores sabores en la cocina, o igual estaría mejor dicho una de las mejores mezclas de sabores son los agridulces. Le van perfecto a cualquier tipo de carne, como por ejemplo sucede en estas albóndigas agridulces. Es un plato especial apto para cualquier tipo de paladares. Ponemos la carne picada en un bol y le añadimos el huevo, la pizca de pimienta blanca, la canela y sal a gusto, y el pan rallado necesario hasta que revolviendo la masa la podamos manejar. La masa resultante la ponemos en una manga pastelera con la boquilla para que salga un churro de unos 2 cm de diámetro. Hacemos los "churros" sobre una tabla de cocina y cuando hemos agotado la masa, con el reverso de un cuchillo que humedeceremos cada vez, cortamos los churros cada 2 cm. Así tenemos preparadas cómodamente las porciones para hacer las albóndigas asegurándonos que todas tienen el mismo tamaño, ya que si lo hacemos de forma manual cada una queda de un tamaño distinto. Ahora cogemos cada trocito y con las manos los convertiremos en bolitas, que freiremos en aceite de oliva virgen, no es necesario mucha cantidad ya que lo utilizaremos para la salsa. Nos aseguramos de que freímos bien por todos los lados la albóndigas hasta que estén doradas. Cuando hemos terminado las ponemos todas en la sartén y añadimos el zumo del limón, el de naranja y el de piña, el vinagre, el tomate frito, la miel, el azúcar y un poco de orégano. Dejamos cocer durante unos 5 a 8 minutos despacito para que se reduzca la salsa. Si queremos que nos quede un poco más espesa, sólo tenemos que añadir un poquito de harina de maíz. En el último momento añadimos las ciruelas y dejamos que se rehoguen un poco en la salsa, que se ablanden un poco pero no demasiado. Lo mejor es que estas albóndigas agridulces las sirvamos calientes, presentadas en una fuente honda. Si se hacen de un día para otro está mejor, solo tenemos que tener cuidado de no espesar demasiado la salsa en este caso. Consejos y trucos: Si no queremos usar ciruelas, o no tenemos, usa uvas o incluso puedes hacer las albóndigas usando pasas o ciruelas secas. Los zumos también los puedes sustituir por otras de pomelo o mandarina. La carne que usemos puede ser de cerdo, pavo o ternera, aunque lo ideal es mezclarlas todas ya sale más jugosas.