Albóndigas de pollo con tomate casero
Receta de: Carnes
Plato: Plato caliente, Plato único, Segundo plato
Cocina: Para llevar, Tradicional
Albóndigas de pollo con tomate casero
Fácil
31-40
151-300
€€
Albóndigas de pollo con tomate casero
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Pollo ((pechuga) 400 gr)
  • Pan ((miga) 60 gr)
  • Yogur ((tipo griego) 1/2 ud)
  • Ajo seco molido
  • Perejil seco
  • Tomate natural triturado (250 gr)
  • Ajo (2 dientes)
  • Cebolla (1/2 ud)
  • Zanahoria (1/2 ud)
  • Apio (1/2 rama)
  • Pimiento verde (1/2 ud)
  • Azúcar (1/2 cucharadita)
  • Albahaca
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pollo ((pechuga) 800 gr)
  • Pan ((miga) 120 gr)
  • Yogur ((tipo griego) 1 ud)
  • Ajo seco molido
  • Perejil seco
  • Tomate natural triturado (500 gr)
  • Ajo (4 dientes)
  • Cebolla (1 ud)
  • Zanahoria (1 ud)
  • Apio (1 rama)
  • Pimiento verde (1 ud)
  • Azúcar (1 cucharadita)
  • Albahaca
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pollo ((pechuga) 1 kg 200 gr)
  • Pan ((miga) 180 gr)
  • Yogur ((tipo griego) 1 y 1/2 ud)
  • Ajo seco molido
  • Perejil seco
  • Tomate natural triturado (750 gr)
  • Ajo (6 dientes)
  • Cebolla (1 y 1/2 ud)
  • Zanahoria (1 y 1/2 ud)
  • Apio (1 y 1/2 rama)
  • Pimiento verde (1 y 1/2 ud)
  • Azúcar (2 cucharaditas)
  • Albahaca
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Pocos platos hay más reconfortantes que unas buenas albóndigas de pollo con su salsa de tomate calentita. ¿Te suena el término “comfort food”? Es el nombre que dan los anglosajones a esos platos caseros y sencillos que tradicionalmente han degustado en familia y que, por lo tanto, les recuerdan a su hogar. ¿No es lo más adecuado para describir esta receta de albóndigas de pollo con tomate casero?

Paso 1:

Pica las pechugas de pollo a cuchillo o adquiérelas ya picadas. Si eliges la primera opción, ármate de un cuchillo afilado y un poco de paciencia, pero no desesperes: la textura que conseguirán tus albóndigas compensará el esfuerzo. Mientras tanto, coloca en un mismo recipiente el yogur y la miga de pan para que se vaya ablandando.

Paso 2: 

Pon en un cuenco ancho la carne, el pan mojado en yogur, el ajo en polvo, el perejil picado, la sal y la pimienta. Mézclalo todo y asegúrate de que los ingredientes quedan integrados de manera uniforme.  

Paso 3:

Divide la masa en porciones del tamaño que prefieras (cuanto más pequeñas sean menos tardarán en hacerse) y empieza a dar forma a las albóndigas con las manos. Una vez estén todas boleadas, calienta aceite en una sartén de fondo grueso y lo suficientemente grande como para que después quepa toda la preparación; enharina ligeramente las albóndigas y fríelas durante unos minutos hasta que estén doradas. Retíralas y resérvalas sobre papel de cocina para que pierdan el exceso de aceite.

Paso 4:

Pica en brunoise (daditos pequeños) el ajo, la cebolla, el pimiento, el apio y la zanahoria y empieza a rehogarlos en ese orden en la sartén de las albóndigas para aprovechar todo el sabor que han dejado ahí.

Paso 5:

Cuando toda la verdura esté tierna, agrega el tomate triturado, sal al gusto y un poco de azúcar. Déjalo cocer unos diez minutos, removiendo con frecuencia para que no salpique.  Pasado este tiempo, si quieres una salsa con textura fina tritúrala con la batidora. Si has cortado la verdura en trozos lo suficientemente pequeños y prefieres una salsa más rústica, sáltate este paso.

Paso 6:

Incorpora las albóndigas a la salsa junto a unas hojitas de albahaca y deja cocer a fuego medio durante 30 minutos más. 

Presentación:

Sirve tus albóndigas de pollo con tomate casero recién hechas o resérvalas para el día siguiente, cuando los sabores se hayan acentuado. Espolvorea perejil picado por encima y acompáñalas de arroz en blanco, patatas fritas o al vapor… lo que más te guste.

Sugerencia:

Las pechugas de pollo DIA son frescas, firmes y darán a las albóndigas de pollo con tomate casero la textura ideal y un sabor espléndido.