Berenjenas rebozadas
Receta de: Verduras y frutas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato caliente
Cocina: Moderna
Berenjenas rebozadas
+Fácil
20-30
301-500
Berenjenas rebozadas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Berenjena (1 ud.)
  • Sal gorda
  • Harina (3 cucharadas)
  • Levadura en polvo (un pizca)
  • Comino (una pizca)
  • Tomillo (una pizca)
  • Romero (una pizca)
  • Pimienta negra (al gusto)
  • Cúrcuma (una pizca)
  • Agua (muy fría)
  • Aceite de oliva (lo necesario para freír)
  • Berenjena (2 uds.)
  • Sal gorda
  • Harina (6 cucharadas)
  • Levadura en polvo (media cucharilla)
  • Comino (un pellizco)
  • Tomillo (un pellizco)
  • Romero (un pellizco)
  • Pimienta negra (al gusto)
  • Cúrcuma (media cucharilla)
  • Agua (muy fría)
  • Aceite de oliva (lo necesario para freír)
  • Berenjena (3 uds.)
  • Sal gorda
  • Harina (9 cucharadas)
  • Levadura en polvo (1 cucharilla)
  • Comino (media cucharilla)
  • Tomillo (media cucharilla)
  • Romero (media cucharilla)
  • Pimienta negra (al gusto)
  • Cúrcuma (1 cucharilla)
  • Agua (muy fría)
  • Aceite de oliva (lo necesario para freír)
Elaboración

Estas berenjenas rebozadas son un estupendo aperitivo, o un plato más para una merienda o cena de picoteo, o incluso un primer plato, si lo acompañas con alguna guarnición o una ensalada.

berenjenas rebozadas

Paso 1:

Para elaborar estas berenjenas rebozadas lo primero que hay que hacer es cortar las berenjenas de rodajas de 1 centímetro aproximadamente, previamente lavadas.

Paso 2:

Esparce sal gruesa generosamente por encima de las berenjenas por ambas caras y coloca sobre una rejilla. Deja un buen rato reposando las rodajas de berenjena así, para que la sal haga su trabajo. Al menos deberán estar durante 30 minutos.

Paso 3:

Pasado ese tiempo, seca y limpia muy bien las berenjenas con la ayuda de un papel absorbente o de un paño de cocina limpio, retirando la sal. Verás cómo habrá escurrido un poco de líquido y como se forman gotitas en la superficie de las rodajas de la berenjena. Es parte de los jugos de la berenjena que han salido al exterior por efecto de la sal. Retirándolos la berenjena perderá su característico amargor.

Paso 4:

Mientras la berenjena está sudando, puedes ir preparando el rebozado. Para ello tamiza la harina y la levadura juntas sobre un bol. Es decir, pásalas por un tamiz o un colador de trama fina. Así lograrás que queden más aireadas, lo que ayudará a que tus berenjenas rebozadas queden más esponjosas.

Paso 5:

En un mortero, machaca el comino, el tomillo y el romero hasta reducirlos a polvo. Añádelos al bol de la harina y la levadura. Incorpora también la pimienta recién molida y la cúrcuma.

Paso 6:

Añade al bol de la harina y la levadura las especias: es decir, la pimienta recién molida, el comino, el tomillo, el romero. 

Paso 7:

Añade el agua fría y mezcla bien con la ayuda de una cuchara hasta que quede una especie de pasta líquida, pero espesa. Deja reposar unos minutos.

Paso 8:

Acerca una sartén al fuego con abundante aceite. Cuando esté caliente, pasa las berenjenas por el bol del rebozado y de ahí a la fritura. Ve friéndolas por tandas, para que no baje mucho la temperatura del aceite. Fríe las berenjenas rebozadas hasta que estén bien doraditas por ambos lados y sácalas a un papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Presentación:

Sirve tus berenjenas rebozadas inmediatamente en una bonita bandeja y... ¡no dejes que se enfríen!.

Truco:

Si quieres un rebozado mucho más aromático y exótico, prueba a añadir una pizca de curry al bol... conseguirás unas berenjenas rebozadas llenas de sabor y matices. ¡Deliciosas!. Sea como sea, no dudes en hacer estas berenjenas rebozadas con la harina DIA y la levadura en polvo DIA, que dan un resultado extraordinario un unos rebozados crujientes por fuera y esponjosos por fuera. En cuanto a las especias... elige las que más te gusten la amplia gama que podrás encontrar en tu tienda DIA más cercana.

Idea contra el desperdicio:

Estas berenjenas rebozadas son una estupenda idea para no tirar comida a la basura. Es una forma ideal de aprovechar los restos de berenjena que te han quedado después de hacer otra elaboración. Además, se trata de una receta muy versátil en la que puedes variar... y en lugar de hacer berenjenas rebozadas, puedes hacer calabacines con el mismo rebozado, o incluso otras verduras.