Bizcocho para tortas
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina:
Bizcocho para tortas
Media
41-50
€€
Bizcocho para tortas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
En casa siempre suele tener preparado siempre un bizcocho, ya que creo que no hay desayuno más completo o merienda más saludable que un bizcocho casero y encima hecho por tí. Es muy fácil de hacer, así que no dudéis en elaborarlo. Además nos este mismo bizcocho nos va a servir para nuestras tartas, por eso os voy a dar dos recetas en una: la del bizcocho para tortas y la de bizcocho para desayuno o merienda. Lo primero que haremos será romper los huevos y separar las claras de las yemas (ponerlas en fuentes separadas). Después vamos a batir las claras con una pizca de sal hasta que queden bien en nieve/bien firmes/bien duritas (esta es la clave para que el bizcocho nos quede bien esponjoso, debemos batir las claras bien a nieve/bien firmes y después al mezclarlas con el resto de los ingredientes ,debemos batirlas delicadamente tratando de que no queden muy deshechas o aguadas). A continuación vamos a agregar azúcar mientras seguimos. Seguidamente hay que agregar las yemas de huevo y el rallado de la cascara de 1 limón pero hay que continuar batiendo con el batidor a mano no con el batidor eléctrico. Agregaremos la harina tamizada (pasada por un colador) poco a poco mientras batimos la preparación con el batidor a mano (debemos tratar de que la preparación quede esponjosa). Agregaremos igualmente la levadura en polvo/polvos de hornear/polvos y continuaremos mezclando la preparación delicadamente y siempre revolviendo hacia arriba (dejando caer la pasta) nunca circularmente para que la preparación nos quede lo mas esponjosa posible. Aparte vamos a enmantequillar el molde en el cual pondremos la preparación (puede ser un molde redondo, cuadrado o como usted quiera). Luego lo llevaremos al horno que tendremos pre-calentado a 230 °C durante 25-30 minutos. Una vez cocido, sacaremos del horno y nuestro bizcocho para tortas y lo dejaremos enfriar sin sacarlo del molde, una vez que se enfríe bien lo sacaremos delicadamente del molde. ¡Listo y rico!