Canelle de Burdeos
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Internacional, Ocasiones especiales
Canelle de Burdeos
Alta
50 >
+500
€€
Canelle de Burdeos
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Harina (de fuerza 50 gr)
  • Azúcar (100 gr)
  • Huevos (L 1)
  • Mantequilla (25 gr)
  • Leche (250 ml)
  • Huevos (1 ud)
  • Huevos (1 yema)
  • Ron (15 ml)
  • Vainilla natural (1 vaina)
  • Mantequilla (50 gr)
  • Harina (de fuerza 100 gr)
  • Azúcar (200 gr)
  • Huevos (L 2)
  • Mantequilla (50 gr)
  • Leche (500 ml)
  • Huevos (2 uds)
  • Huevos (2 yemas)
  • Ron (30 ml)
  • Vainilla natural (2 vainas)
  • Mantequilla (100 gr)
  • Harina (de fuerza 150 gr)
  • Azúcar (300 gr)
  • Huevos (L 3)
  • Mantequilla (75 gr)
  • Leche (750 ml)
  • Huevos (3 uds)
  • Huevos (3 yemas)
  • Ron (45 ml)
  • Vainilla natural (3 vainas)
  • Mantequilla (150 gr)
Elaboración

La canelle de Burdeos es un dulce aparentemente sencillo, pero la delicada combinación entre el exterior crujiente y caramelizado y el interior denso y esponjoso tiene su técnica. Si sigues al pie de la letra esta receta, no tendrás problema para disfrutarlo. ¡Merece la pena!

Paso 1:

Raspa la vaina de vainilla para separar las semillas. Vierte la leche en un cazo, añade las vainas y las semillas y pon el cazo a fuego medio. Espera a que llegue a ebullición y, en cuanto rompa a hervir, retira la leche del fuego y deja infusionar durante 5 minutos.

Paso 2:

Casca los huevos en una superficie diferente al recipiente en el que los vas a verter. Separa las claras de las yemas en los que proceda, dejando caer el huevo a través de los dedos entrelazados de tu mano. De este modo, conservarás la yema mientras la clara se desliza hacia abajo, separándose. Echa en un bol los huevos y las yemas, añade el azúcar y bate enérgicamente con unas varillas hasta que se blanqueen.

Paso 3:

Funde la mantequilla (no la reservada para la cobertura) al microondas o al baño maría, teniendo mucho cuidado de que no se queme. Vierte esta mantequilla derretida sobre la mezcla de huevos sin dejar de batir, para que no cuajen en ningún momento. Bate hasta obtener una mezcla homogénea.

Paso 4:

Cuela la leche para retirar las semillas y las vainas de vainilla. Vierte una cuarta parte sobre la mezcla de huevo y vainilla y sigue trabajando con las varillas hasta incorporarla por completo. 

Paso 5:

Con ayuda de un colador de malla fina o un cedazo, tamiza la harina para asegurarte de que esté aireada y libre de grumos. Añádela poco a poco a la mezcla del recipiente, removiendo para que se integre del todo.

Paso 6:

Vierte el resto de la leche caliente (si has tardado mucho, caliéntala otra vez unos segundos en el microondas; la temperatura es un factor importante) sin dejar de batir para evitar que se cuaje el huevo. Por último, cuando todos los ingredientes se hayan integrado de forma homogénea, vierte el ron en la mezcla y remueve. Vierte la mezcla en un recipiente hermético y métela en el frigorífico durante como mínimo un día entero, preferiblemente dos.

Paso 7:

La manera más adecuada de forrar los moldes por dentro es con una mezcla de mantequilla y cera de abeja natural para uso alimentario. Sin embargo, si no consigues encontrar este último ingrediente, puede hacerse únicamente con mantequilla a cambio de sacrificar un poco el brillo del resultado final. Derrite la mantequilla con la cera o la mantequilla sola hasta que se fundan completamente. Unta entonces el molde en su interior con el resultado hasta cubrirlo por completo. Si en vez de mantequilla sola es la mezcla de cera y mantequilla, viértela rápidamente en el molde hasta llenarlo y vuélcalo para que escurra y sólo se queden bañadas las paredes. Hazlo muy rápido para obtener una capa fina. A continuación, mete los moldes en el congelador y déjalos reposar un mínimo de una hora.

Paso 8:

Precalienta el horno a 260°C y asegúrate de que alcanza esa temperatura antes de meter a hornear las canelle. Saca los moldes del congelador y la mezcla de la nevera, bate la mezcla con unas varillas de mano hasta que vuelva a ser homogénea y viértela en los moldes dejando dos dedos hasta el borde. Mete los moldes en el horno a media altura y hornea durante 10 minutos. A continuación, baja la temperatura hasta los 190°C y sigue horneando durante 45 minutos más. Cuando veas que la parte superior está caramelizada y estable (sin burbujas), saca los moldes del horno y deja enfriar durante media hora como mínimo para que terminen de adquirir la textura característica de su interior con el calor residual. Así que, si esperas un par de horas, mucho mejor.

Presentación:

Sirve tus canelle de Burdeos a temperatura ambiente y disfruta de su acabado relucioente y su interior esponjoso.

Sugerencia:

Dale un extra de suavidad a la masa de estas canelle de Burdeos gracias a la leche entera de DIA, sedosa y llena de sabor.