Carpaccio de ternera estilo mediterráneo
Receta de: Carnes
Plato: Entrantes, Plato frío, Primer plato
Cocina: Internacional, Ligera, Moderna
Carpaccio de ternera estilo mediterráneo
+Fácil
< 20
151-300
€€
Carpaccio de ternera estilo mediterráneo
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Carpaccio de ternera (120 gr.)
  • Aceitunas negras (sin hueso, 20 gr.)
  • Alcaparras (15 gr.)
  • Queso parmesano (20 gr.)
  • Rúcula (un puñado)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Tomillo (una pizca)
  • Romero (una pizca)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Carpaccio de ternera (240 gr.)
  • Aceitunas negras (sin hueso, 20 gr.)
  • Alcaparras (30 gr.)
  • Queso parmesano (40 gr.)
  • Rúcula (un puñado)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Tomillo (una pizca)
  • Romero (una pizca)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Carpaccio de ternera (360 gr.)
  • Aceitunas negras (sin hueso, 60 gr.)
  • Alcaparras (45 gr.)
  • Queso parmesano (60 gr.)
  • Rúcula (un puñado)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Tomillo (una pizca)
  • Romero (una pizca)
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

El carpaccio es un plato con nacionalidad italiana… concretamente es original de Venecia. Y no es más que finísimas láminas de carne de solomillo de buey, bien extendidas sobre un plato en forma de abanico, aliñada con un buen aceite de oliva virgen extra y unas lascas de parmesano. Y en su simplicidad está el secreto de por qué resulta un plato sublime. Lo cierto es que a partir de esta receta básica, han surgido infinidad de variaciones, respecto a los aliños, pero  también respecto a la base… ahora hay carpaccios de pescado, de marisco, etc… El que hoy os proponemos, es el tradicional, el de carne, pero con un aliño diferente: Carpaccio de ternera estilo mediterráneo

Paso 1:

Abre la lata de aceitunas negras y lávalas un poco bajo el grifo. Escurre bien y seca ligeramente con la ayuda de un papel de cocina. Pica las aceitunas en forma de aritos finos.

Paso 2:

Lava también las alcaparras, sécalas ligeramente y pártelas a la mitad.

Paso 3:

Con la ayuda de un cuchillo o, mejor aún, de un pelador de verduras, saca lascas del queso de oveja curado. Resérvalo.

Paso 4:

Si has comprado el carpaccio ya loncheado, abre el paquete de carne un rato antes (como una media hora) y separa sus láminas con cuidado de no romperlas. Si has comprado un trozo de solomillo entero y quieres hacer tú las lonchas… la noche anterior tendrás que haber congelado la carne. Un par de horas antes de consumir, saca la carne del congelador y deja a temperatura ambiente. Pasado ese tiempo, que ya habrá comenzado a descongelarse pero aún estará durita… procede a hacer las lonchas de carne. Si lo haces a cuchillo, tendrás que utilizar un cuchillo muy muy afilado y hacerlo con sumo cuidado para que te queden bien finas. Lo ideal es que utilices un cortador de fiambre o una buena mandolina.

Paso 5:

Coloca las láminas en un plato amplio de manera que la carne cubra toda su superficie y apenas se superpongan las esquinas.

Paso 6:

Echa por encima las lascas del queso parmesano, las aceitunas negras, las  alcaparras. En un mortero machaca ligeramente el romero y el tomillo y échalo por también por encima de la carne.  Riega con un finísimo hilito de aceite de oliva virgen extra y termina con unas escamas de sal y una pizca de pimienta negra recién molida (también puedes optar por una mezcla de varias pimientas). Termina con la rúcola.

Presentación:

Sirve tu carpaccio de ternera estilo mediterráneo  inmediatamente… lo puedes preparar en un plato individual para cada comensal… pero también en una fuente y servirlo al centro. ¡Absolutamente delicioso!.

Sugerencia:

Para aliñar este plato, no dudes en emplear el mejor de los aceites… prueba el aceite de oliva virgen extra marca DIA… puro jugo de oliva que aportará a tu carpaccio de ternera estilo mediterráneo todos los matices necesarios. Si no te atreves a hacer tus propias lonchas de carne… porque no tengas cortafiambres, o cuchillos muy afiliados… DIA lo hace por ti con sus as bandejas de carpaccio de ternera ya loncheadas… ¡pruébalas!