abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Champiñones gratinados

Receta de: Verduras y frutas
Plato: Entrantes, Guarnición, Plato caliente, Plato único, Primer plato
Cocina: Tradicional
Champiñones gratinados
Fácil
20-30
301-500
Champiñones gratinados
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Champiñón (250 gr)
  • Ajo (2 dientes)
  • Cebolla (1/2 ud)
  • Mantequilla (25 gr)
  • Harina (10 gr)
  • Leche (entera 200 ml)
  • Nuez moscada
  • Queso parmesano (50 gr)
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Champiñón (500 gr)
  • Ajo (4 dientes)
  • Cebolla (1 ud)
  • Mantequilla (50 gr)
  • Harina (20 gr)
  • Leche (entera 400 ml)
  • Nuez moscada
  • Queso parmesano (100 gr)
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Champiñón (750 gr)
  • Ajo (6 dientes)
  • Cebolla (1 y 1/2 ud)
  • Mantequilla (75 gr)
  • Harina (30 gr)
  • Leche (entera 600 ml)
  • Nuez moscada
  • Queso parmesano (150 gr)
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Si buscas un plato sabroso, reconfortante y vegetariano, ya lo has encontrado: estos champiñones gratinados son una auténtica gozada para los sentidos. Sirven tanto para comerlos solos como para utilizarlos como guarnición de otra cosa, pero cuidado… ¡hartan bastante!

Paso 1:

Precalienta el horno a 200°C, así estará listo para recibir la bandeja de champiñones con bechamel cuando llegue el momento.

Paso 2:

Limpia los champiñones con un trapo limpio y húmedo y corta con un cuchillo el pie terroso si lo tuvieran. Deben quedar sin ningún rastro de tierra. Déjalos enteros o, si son muy grandes, córtalos por la mitad (y si son excepcionalmente grandes, en cuartos).

Paso 3:

Pela y pica muy finamente en brunoise el ajo y la cebolla. 

Paso 4:

En un cazo, vierte la leche y sazónala con sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Pon el cazo en el fuego y calienta la leche sin que llegue a hervir.

Paso 5:

Pon una olla o sartén amplia y de paredes altas al fuego con la mantequilla y un chorro de aceite de oliva para que no se queme. Cuando se derrita y esté caliente, echa los ajos y espera a que empiecen a dorarse. Agrega entonces la cebolla y saltéalos removiendo a menudo hasta que la cebolla se ponga transparente.

Paso 6:

Añade la harina y, con ayuda de unas varillas, bate hasta integrarla con la mantequilla. Deja que este roux se tueste ligeramente sin dejar de remover puesto que se quema muy fácilmente. Cuando adquiera un color dorado oscuro, empieza a añadir la leche caliente poco a poco y batiendo con energía constantemente para que no se formen grumos. Cuando esté completamente integrada, pon a punto de sal y pimienta y deja reducir a fuego bajo hasta que espese un poco.

Paso 7:

Distribuye los champiñones en una bandeja adecuada para el horno y cúbrelos con la bechamel. Ralla abundante queso parmesano por encima y mételos al horno de quince a veinte minutos o hasta que la superficie esté gratinada.

Presentación:

Saca tus champiñones gratinados del horno y sírvelos recién hechos con unas hojitas de perejil fresco por encima.

Sugerencia:

Si realmente no tienes tiempo para hacer la bechamel casera, lleva estos champiñones gratinados de la categoría “sencillo” a “ultrafácil” usando un paquete de bechamel preparada de DIA. Calentar, echar en la bandeja y listo.