abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Cheesecake Con Cubierta de Fresa y Mora

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Moderna
Cheesecake Con Cubierta de Fresa y Mora
Fácil
50 >
+500
Cheesecake Con Cubierta de Fresa y Mora
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
La cheesecake será una de las tartas que más se han extendido por el mundo desde su natal América, donde es un auténtico plato nacional. Con la receta de cheesecake con cubierta de queso que te traigo hoy descubrirás una tarta deliciosa. Su suave crema de queso se complementa perfectamente con la cubierta de culis de fresa y mora, que le dan el punto de dulzor y acidez perfectos. Empezamos preparando el culis de fresa. Para ello ponga todos los ingredientes en la licuadora, menos el acido cítrico, y bátalos hasta unificar todos los ingredientes Coloque la mezcla en una cazuela y llévela al fuego. Hierva a fuego medio alto hasta lograr la consistencia deseada. Recuerde que ni muy líquida que vaya a derramarse en la tarta, ni muy espesa que no pueda manipularla adecuadamente. Este es el momento en el que tienen que incorporar una pizca de acido cítrico, apague el fuego y deje enfriar por completo antes de utilizar Cuando ya tengo hecho el culis, hecho en el algunas fresas, moras y grosellas. Estas últimas porque me han crecido en el huerto y no puedo resistirme a utilizarlas. Para hacer la cheesecake ponga en la batidora la nata con la fécula de maíz, bata hasta unificar la mezcla e inmediatamente después incorpore el queso crema, bata a velocidad media, y añada el azúcar de poco en poco exactamente igual que hay que hacer con las yemas de huevo. Ahora agregue la vainilla y la ralladura de limón a la mezcla de la batidora y bata hasta unificar todos los ingredientes. Saque la mezcla de la batidora, y póngala en un bol con la ayuda de una paleta o dedo mágico Engrase un molde y póngale algo de azúcar rociándola por base y paredes. Esto hará que con el calor del horno caramelice. Vacié la mezcla en el molde y cocine en el horno al baño maría (al vapor) a 145º centígrados por dos horas o hasta que quede dorado. Saque del horno, deje reposar y desmolde la tarta. Este es el momento de echar sobre la cheesecake la cubierta de fresa y mora. La verdad es que está buenísima y uno es incapaz de parar de comer. La cheesecake queda mucho mejor si la cocinas al baño maría o al vapor en el horno, ya que no queda tan reseca que si la hiciésemos al horno simplemente.