abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Cheesecake de fresa

Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Moderna
Cheesecake de fresa
Fácil
50 >
151-300
Cheesecake de fresa
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Galletas (150 gr.)
  • Mantequilla (45 gr.)
  • Queso cremoso (400 gr.)
  • Yogur (100 gr., tipo griego)
  • Azúcar moreno (125 gr.)
  • Huevos (2 uds., pequeños)
  • Limón (unas gotas de zumo)
  • Harina (2 cucharadas)
  • Esencia aroma de vainilla (media cucharilla)
  • Fresas (150 gr.)
  • Limón (unas gotas de zumo)
  • Azúcar (2 cucharadas)
  • Galletas (300 gr.)
  • Mantequilla (90 gr.)
  • Queso cremoso (800 gr.)
  • Yogur (200 gr., tipo griego)
  • Azúcar moreno (250 gr.)
  • Huevos (3 uds.)
  • Limón (medio)
  • Harina (3 cucharadas)
  • Esencia aroma de vainilla (1 cucharilla)
  • Fresas (300 gr.)
  • Limón (medio)
  • Azúcar (3 cucharadas)
  • Galletas (450 gr.)
  • Mantequilla (135 gr.)
  • Queso cremoso (1.200 gr.)
  • Yogur (300 gr., tipo griego)
  • Azúcar moreno (375 gr.)
  • Huevos (5 uds.)
  • Limón (1 ud.)
  • Harina (5 cucharadas)
  • Esencia aroma de vainilla (1 cucharilla)
  • Fresas (450 gr.)
  • Limón (1 ud.)
  • Azúcar (5 cucharadas)
Elaboración

Esta cheesecake de fresa es un postre muy sencillo de hacer, al mismo tiempo que rico y sabroso. Además se trata de una tarta bastante más ligera que otras tartas y otros dulces. Así que tómala sin ningún remordimiento. ¡Un placer dulce y saludable!

cheesecake de fresa

Paso 1:

Para hacer este cheesecake de fresa, lo primero que tienes que preparar es la base. Para ello, tritura las galletas con ayuda de la batidora o del robot de cocina hasta obtener una especie de polvo o de harina más o menos fina.

Paso 2:

Incorpora la mantequilla en pomada, es decir, cuando está muy blandita pero sin llegar a estar derretida... está maleable como para trabajar con ella. Sigue trabajando un poco la mezcla con el robot, hasta que los dos ingredientes estén perfectamente integrados.

Paso 3:

Cubre la base de un molde, preferiblemente desmontable con la mezcla de mantequilla y galletas trituradas, previamente cubierto con papel de horno. Reparte muy bien la mezcla, apretándola bien al fondo del molde. Mete en el congelador.

Paso 4:

Mientras la base del cheesecake de fresa se enfría, vamos con el relleno. Mezcla en un bol amplio el queso crema, el yogur, el azúcar, el zumo de limón (exprímelo con cuidado para que no caiga al zumo ninguna pepita) y la esencia de vainilla. Bate enérgicamente todos los ingredientes hasta que estén perfectamente integrados. 

Paso 5:

Cuando esté todo bien mezclado, añade la harina previamente tamizada, es decir, pasada por un tamiz o colador de trama fina para quede bien aireada y sigue mezclando poco a poco, con las manos si es necesario, hasta obtener una masa lisa. Añade después los huevos, de uno en uno, y mezcla un poco para que se integren.

Paso 6:

Cubre con esta mezcla la base de tu cheesecake de fresa, que ya estará fría.

Mete en el horno, previamente precalentado a 200°C y hornea tu cheesecake de fresa durante 10 minutos. Pasado este tiempo, baja la temperatura a 90°C y sigue horneando durante 30 minutos más. Pasado este tiempo apaga el horno pero deja tu cheesecake de fresa allí, sin abrir la puerta del horno, durante al menos dos horas. 

Paso 7:

Cuando la cheesecake de fresa esté complemente fría, métela en la nevera para que termine de cuajarse.

Paso 8:

Mientras se enfría la cheesecake de fresa, vamos con la cobertura. Acerca un cazo al fuego con las fresas lavadas y partidas en trozos, el zumo de limón y el azúcar y remueve sin parar, apretando un poco las fresas con la cuchara o espátula... para que se vayan espachurrando un poco.

Paso 9:

Cuando el azúcar se haya disuelto, retira del fuego y tritura con la ayuda de la batidora. Si quieres la salsa aún más ligera, pásala por el chino.

Presentación:

Cuando la salsa esté fría, reparte por encima de tu cheesecake de fresa y vuelve a meterla en la nevera hasta el momento de consumir. Lo ideal es preparar esta tarta de un día para otro, para que cuaje bien y esté bien fresquita. En el momento de servir, adorna con alguna fresa entera o partida a la mitad.

Sugerencia:

A la hora de hacer esta cheesecake de fresa, no dudes en emplear las galletas integrales sin azúcar marca DIA, para hacer de esta tarta, un bocado aún más ligero y libre de remordimientos. No dudes en emplear también el yogur al estilo griego DIA. ¡Todo un acierto lleno de cremosidad y textura!