Cigalas a la plancha con ajillo
Receta de: Pescados y mariscos
Plato: Entrantes, Primer plato
Cocina: Ocasiones especiales, Tradicional
Cigalas a la plancha con ajillo
Fácil
< 20
0-150
€€€
Cigalas a la plancha con ajillo
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Cigalas (500 gr.)
  • Ajo (1 diente)
  • Perejil fresco (2 ramas)
  • Aceite de oliva vírgen extra (50 ml.)
  • Vino blanco (50 ml.)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Cigalas (1 kr.)
  • Ajo (2 dientes)
  • Perejil fresco (4 ramas)
  • Aceite de oliva vírgen extra (100 ml.)
  • Vino blanco (100 ml.)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Cigalas (1.500 gr.)
  • Ajo (3 dientes)
  • Perejil fresco (6 ramas)
  • Aceite de oliva vírgen extra (150 ml.)
  • Vino blanco (150 ml.)
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Si tienes muy buena materia primera, unas cigalas grandes y frescas… no lo dudes, la receta más sencilla será la que más realce su sabor y finura… como estas cigalas a la plancha con ajillo. Un lujo, para un día especial.

Paso 1:

Lava el perejil y pela el ajo. Pícalos tan finitos como puedas. En un bol, incorpora el ajo y el perejil y añade primero el vino blanco y después el aceite de oliva virgen extra poco a poco. Mezcla bien y bate ligeramente con la ayuda de un tenedor para que emulsione ligeramente.

Paso 2:

Rocía con una fina capa de aceite de oliva virgen extra una plancha y acércala al fuego, a máxima potencia.

Paso 3:

Mientras la plancha toma temperatura… prepara el marisco. Según el tamaño que tengan las cigalas… pártelas por la mitad, a lo largo, como si fuera una langosta, o bien, déjalas enteras. Si son pequeñas, no merece la pena partirlas… pues corres el riesgo de que al hacerlas se ‘pasen’ en la plancha… además será más difícil abrirlas. Sea como sea, ponlas sobre la plancha una vez que esté muy caliente por el lado del caparazón.

Paso 4:

Rocía las cigalas con la emulsión de aceite, vino, ajo y perejil. Cocina durante apenas 2 minutos. Dales la vuelta y cocina durante un minuto más.

Paso 5:

Retíralas a la fuente de servir y pon por encima un poco de sal en escamas. También muele por encima una pizca de pimienta negra.

Presentación:

Sirve tus cigalas a la plancha con ajillo inmediatamente… bien calentitas, y a disfrutar… ¡con los dedos!.

Sugerencia:

No dudes en preparar la emulsión con la que aderezar tus cigalas a la plancha con ajillo con aceite de oliva virgen extra… tiene un sabor intenso que enriquecerá un plato de 10.

Cigalas bien frescas:

A la hora de comprar las cigalas… comprueba que estén bien frescas. Es sencillo, su caparazón será de un claro color rosa, serán resistentes al tacto, es decir, que no cederán si las presionas ligeramente con el dedo, las patas no se separarán del cuerpo con facilidad y los ojos serán de un profundo y brillante color negro. Por supuesto, desecha cualquier maris