Conejo con salsa de clavos y avellanas
Receta de: Carnes
Plato: Plato caliente, Segundo plato
Cocina: Ligera, Moderna, Ocasiones especiales
Conejo con salsa de clavos y avellanas
Media
31-40
151-300
Conejo con salsa de clavos y avellanas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Conejo (medio, troceado)
  • Avellanas (125 gr.)
  • Ajo (media cabeza)
  • Pimienta negra (al gusto)
  • Clavo (2 uds.)
  • Cebolla (media)
  • Laurel (1 hoja)
  • Perejil fresco (1 ramita)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Caldo de ave o pollo (375 ml.)
  • Vino blanco (125 ml.)
  • Conejo (1 ud., troceado)
  • Avellanas (250 gr.)
  • Ajo (una cabeza)
  • Pimienta negra (al gusto)
  • Clavo (3 uds.)
  • Cebolla (1 ud.)
  • Laurel (1 hoja)
  • Perejil fresco (1 ramita)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Caldo de ave o pollo (750 ml.)
  • Vino blanco (250 ml.)
  • Conejo (uno y medio, troceado)
  • Avellanas (375 gr.)
  • Ajo (una cabeza y media)
  • Pimienta negra (al gusto)
  • Clavo (5 uds.)
  • Cebolla (una y media)
  • Laurel (2 hojas)
  • Perejil fresco (2 ramitas)
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Caldo de ave o pollo (1.025 ml.)
  • Vino blanco (375 ml.)
Elaboración

Un producto sano, ligero y  económico que, con las avellanas se hace goloso, y con los clavos se transforma en un plato aromático y sugerente… ideal para una celebración en pareja…  no tendrás que acompañar este plato más que de un buen vino.

Paso 1:

En primer lugar hay que asar una cabeza de ajos. Para ello, pártela a la mitad de forma longitudinal, es decir, de tal manera que queden partidos a la mitad cada una de los dientes de ajo. Corta dos trozos cuadrados de papel de aluminio y coloca cada una de las mitades del ajo en cada uno de los cuadrados, dejando los dientes partidos a la mitad boca arriba. Rocía con un chorrito de aceite de oliva y un poco de sal, y cierra muy bien los paquetes, sellando los bordes. Mételos en el horno, precalentado a 180°, y hornea durante 25 o 30 minutos.

Paso 2:

Acerca una olla o cacerola al fuego con un chorro de aceite y refríe un poco los trozos de conejo salpimentados. Cuando se hayan dorado, retíralos y reserva.

Paso 3:

En el mismo aceite, rehoga la cebolla picada menuda durante 5 o 7 minutos. Cuando esté un poco hecha, añade de nuevo el conejo, además del perejil, el laurel y el vino. Sube el fuego y lleva a ebullición. Cuando se haya evaporado prácticamente todo el vino, incorpora el caldo. Deja cocer hasta que el conejo esté bien cocidito.

Paso 4:

Mientras se hace el conejo, machaca en un mortero las avellanas, pero dejando trocitos, que después se noten en la boca. Pásalo a un bol.

Machaca después el clavo y pásalo al bol de las avellanas. Finalmente, machaca en el mortero el ajo asado y pásalo también a ese bol. Muévelo todo bien y mezcla bien hasta formar una pasta untuosa.

Paso 5:

Incorpora la pasta de ajos y avellanas al conejo y deja cocer otros 5 minutos todo junto para que se incorporen bien los sabores.

Presentación:

Sirve el conejo en bonitos platos o cuencos individuales… con una ramita de alguna hierba aromática y unos clavos de adorno… si la cena es para dos. Si hay niños o más comensales, también puedes acompañar el conejo de patatas fritas en cubos.