Conejo guisado al vino
Receta de: Carnes
Plato:
Cocina:
Conejo guisado al vino
Fácil
20-30
Conejo guisado al vino
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Somos un país con una gran tradición de vino, y cocinar la carne con esta salsa es algo muy típico en toda nuestra geografía. Con vino tinto se cocinan las carnes, dejando el blanco, entre los que entraría también el cava, principalmente para los pescados. Uno de los platos más sabrosos que se pueden probar hechos con este caldo, es este conejo guisado al vino que es una absoluta delicia. El conejo queda impregnado por los sabores y aromas del vino, no pudiendo dar mejor resultado. En primer lugar hay que salpimentar las mitades de conejo y untarlas bien con el orégano y el pimiento picante molido. Se pone en una fuente de horno y le hay que añadir un chorrito de aceite de oliva y el vino. Se parten las hojas de laurel y se ponen encima de la carne. Dejamos que macere durante unas 2 horas. Pasado ese tiempo escurrimos el conejo y lo doramos por ambos lados en un poco de aceite. Retiramos y reservamos. Picamos las cebolletas y las hay que rehogar en el aceite sobrante de la carne. Cuando estén blandas volveremos a colocar el conejo y añadimos el líquido en el que se había macerado. Dejamos que evapore el vino e incorporamos el caldo caliente. Lo cocemos todo junto hasta que esté la carne blanda. Cuando sea así, lo sacamos y pasamos la salsa por una trituradora. Volvemos a poner el conejo en la cazuela y lo calentamos unos minutos en la salsa. Ponemos el conejo guisado al vino en una fuente y ya lo tenemos listo para comer. Consejos: El orégano puede ser fresco o seco, al igual que el laurel. Siempre es preferible fresco, pero es verdad que algunas hierbas una vez secas concentran más su sabor. Utiliza un vino de calidad para hacer este conejo guisado al vino, así te asegurarás el mejor de los resultados.