Cotton cheesecake
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Internacional, Ocasiones especiales
Cotton cheesecake
Media
31-40
151-300
Cotton cheesecake
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Queso cremoso (125 gr)
  • Huevos (3 uds)
  • Azúcar (caster 70 gr)
  • Mantequilla (25 gr)
  • Leche (50 ml)
  • Harina (30 gr)
  • Maicena o almidón de maíz (10 gr)
  • Zumo de limón (1/2 cucharada)
  • Zumo de limón (1/2 cucharadita)
  • Sal (1 pellizco)
  • Nata para montar
  • Azúcar
  • Frambuesas
  • Moras
  • Queso cremoso (250 gr)
  • Huevos (6 uds)
  • Azúcar (caster 140 gr)
  • Mantequilla (50 gr)
  • Leche (100 ml)
  • Harina (60 gr)
  • Maicena o almidón de maíz (20 gr)
  • Zumo de limón (1 cucharada)
  • Zumo de limón (1 cucharadita)
  • Sal (1 pellizco)
  • Nata para montar
  • Azúcar
  • Frambuesas
  • Moras
  • Queso cremoso (375 gr)
  • Huevos (9 uds)
  • Azúcar (caster 210 gr)
  • Mantequilla (75 gr)
  • Leche (150 ml)
  • Harina (90 gr)
  • Maicena o almidón de maíz (30 gr)
  • Zumo de limón (1 y 1/2 cucharadas)
  • Zumo de limón (1 y 1/2 cucharaditas)
  • Sal (1 pellizco)
  • Nata para montar
  • Azúcar
  • Frambuesas
  • Moras
Elaboración

¿Complicado? Un poco. ¿Sabroso? Mucho. ¿Sorprendente? ¡Sin lugar a dudas! El cotton cheesecake, o la versión japonesa del pastel de queso, lleva varios años hipnotizando las redes sociales con su seductor bamboleo. El “algodón” de su nombre no es casual: tiene una textura asombrosamente ligera y esponjosa que encandila lo suficiente como para que se formen colas kilométricas frente a las pastelerías japonesas que elaboran el cotton cheesecake tradicional. Esta versión incluye frutos rojos para aportar un contraste de sabor y color que lo volverán aún más irresistible.

Paso 1:

Casca los huevos uno por uno en una superficie diferente al recipiente que vas a utilizar para verterlos. Separa las claras de las yemas haciendo pasar el huevo entre dos dedos entreabiertos de la mano. La yema se quedará sujeta y la clara se deslizará hasta el recipiente que tengas preparado debajo.

Paso 2:

Precalienta el horno a 200°C con calor arriba y abajo y sin ventilador. 

Paso 3:

Unta de mantequilla la parte interna del molde, que debe ser no desmoldable, y espolvorea harina hasta forrarlo completamente por dentro.

Paso 4:

Prepara un baño maría llenando de agua hasta la mitad una olla de fondo amplio, calentándola hasta que esté a punto de hervir, retirando la olla del fuego y poniendo dentro un recipiente lo suficientemente alto como para que el agua alcance sólo la mitad de su altura.

Paso 5:

Echa la mantequilla y el queso en el recipiente colocado dentro de la olla y bátelos con unas varillas conforme se vayan derritiendo. 

Paso 6:

Tamiza la harina y la maicena con ayuda de un colador de malla fina e incorpóralas a la mezcla de queso y mantequilla. Añade también las yemas de huevo y la cantidad mayor de zumo de limón. No dejes de batir para que no haya riesgo de que cuajen las yemas de huevo.

Paso 7:

Bate las claras de huevo junto a la cantidad menor de zumo de limón hasta obtener una sustancia espumosa. Añade el azúcar y sigue batiendo hasta que se formen picos blandos. Si quieres hacerlo de la manera más cómoda y rápida posible, utiliza en este paso unas varillas eléctricas.

Paso 8:

Integra la mezcla de queso con la clara de huevo semimontada. Utiliza una espátula de silicona y mézclalas con movimientos suaves y envolventes para que no pierdan aire.

Paso 9:

Deja caer con mucho cuidado la masa en el molde y coloca éste dentro de otro recipiente de horno  de mayor diámetro y paredes altas. Llénalo de agua caliente hasta la mitad del molde de la masa y mételo todo al horno. Mantenlo a 200°C durante los primeros 20 minutos; después baja la temperatura hasta 160°C durante 15 minutos y, finalmente, apaga el horno y deja reposar dentro el cotton cheesecake durante media hora sin abrir la puerta. Cuando transcurra ese tiempo, entreabre la puerta del horno y deja que empiece a enfriarse durante 15 minutos; por último, sácalo.

Paso 10:

Echa el azúcar y la nata para montar bien fría en un recipiente de paredes altas para que no salpique. Móntalas con ayuda de unas varillas eléctricas para hacerlo de forma eficiente y cómoda. Resérvala.

Presentación:

Sirve tu esponjoso y bamboleante cotton cheesecake con nata montada por encima y acompañado de fresas y moras de colores vivos que contrasten con su claro color crema. ¡Precioso!

Sugerencia:

Una tarrina de queso para untar de DIA será la opción más fiable para que tu cotton cheesecake sea suave, ligero y sabroso.