Crema de maíz
Receta de: Cremas y sopas
Plato: Plato caliente, Primer plato
Cocina: Internacional, Ligera, Moderna
Crema de maíz
Fácil
50 >
151-300
Crema de maíz
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Maíz (2 mazorcas)
  • Cebolla (media)
  • Ajo (1 diente)
  • Vino blanco (125 ml.)
  • Caldo de ave o pollo (375 ml.)
  • Nata para cocinar (50 ml.)
  • Aceite de oliva vírgen
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Maíz (4 mazorcas)
  • Cebolla (1 ud., grande)
  • Ajo (2 dientes)
  • Vino blanco (250 ml.)
  • Caldo de ave o pollo (750 ml.)
  • Nata para cocinar (100 ml.)
  • Aceite de oliva vírgen
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Maíz (6 mazorcas)
  • Cebolla (una y media)
  • Ajo (3 dientes)
  • Vino blanco (375 ml.)
  • Caldo de ave o pollo (1.125 ml.)
  • Nata para cocinar (150 ml.)
  • Aceite de oliva vírgen
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Una receta que no puede ser más sencilla a la vez que apetecible: una crema de maíz llegada directamente del otro lado del Atlántico. Si la quieres extra light, elimina la nata, y si la quieres con un sabor extra latino: adorna al emplatar con unas hojitas de cilantro, unas gotas de zumo de lima y unos dados de aguacate. ¡Irresistible!

Paso 1:

Desgrana las mazorcas de maíz con la ayuda de un cuchillo –y con un poco de paciencia-. Una vez que tengas todos los granos, lávalos en un colador bajo el chorro de agua fría.

Paso 2:

Pela y pica menudos el ajo y la cebolla. Acerca una olla con un poquito de aceite al fuego y rehoga el ajo, la cebolla y los granos de maíz. Añade un poco de sal y deja que se haga a fuego suave, durante 10 minutos, moviendo de vez en cuando. Es importante que no coja mucho color, por lo que el fuego debe estar a su mínima potencia.

Paso 3:

Destapa la olla, sube el fuego y añade el vino. Deja que se evapore prácticamente todo, y en ese momento añade el caldo. Deja cocer destapado durante 30 minutos y, al final, añade la nata.

Paso 4:

Tritura todo muy fino con la ayuda de la batidora o el pasapurés y, aún así, pasa toda la crema por un colador de trama fina o media, según te guste más o menos fina. Al final del todo, corrige el punto de sal.

Presentación:

Sirve tu crema bien calentita en bonitos cuencos individuales y, justo al final, añade un poquito de pimienta. También puedes decorar tu crema con unos granitos de maíz entero.