abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Crema fría de remolacha

Receta de: Verduras y frutas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato frío, Primer plato
Cocina: Ligera, Moderna, Para llevar
Crema fría de remolacha
Fácil
< 20
0-150
Crema fría de remolacha
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Remolacha (1 unidad)
  • Zumo de tomate (500 ml. )
  • Apio (media rama)
  • Limón (medio)
  • Aceite de oliva vírgen extra (30 ml. )
  • Sal
  • Remolacha (2 unidades)
  • Zumo de tomate (1 litro)
  • Apio (1 rama)
  • Limón (1)
  • Aceite de oliva vírgen extra (60 ml. )
  • Sal
  • Remolacha (3 unidades)
  • Zumo de tomate (1 litro y medio)
  • Apio (1 rama y media)
  • Limón (1 grande )
  • Aceite de oliva vírgen extra (90 ml. )
  • Sal
Elaboración

Aprovecha las propiedades de la remolacha. Esta hortaliza está cargada de vitaminas y minerales y no deberías prescindir de ella en la dieta. Además la puedes encontrar ya cocida, por lo que es muy útil para incluir en tus ensaladas y pastas. Y si lo que buscas es una opción fresquita, si te has cansasdo ya de tanto gazpacho o simplemente quieres un aperitivo fresco y saludable, te alegrarás de descubrir esta práctica y sencilla receta de crema fría de remolacha que puedes preparar en un santiamén. Aunque si dejas que repose un poquito en la nevera, estará más sabrosa. 

Paso 1: 

Ralla la piel del limón con cuidado de no llegar a la parte blanca que es la que amarga. Después, parte el limón por la mitad y exprímelo bien. Reserva la ralladura y el zumo, por separado en dos recipientes.

Paso 2: 

En un bol, introduce la remolacha cocida y partida en trozos grandes, el zumo de tomate, el apio, el zumo de limón y un poco de sal. Tritura todo bien hasta conseguir una textura homogénea. En ese momento añade un chorro de aceite de oliva y sigue triturando un momento más para que se integre. 

Paso 3: 

Deja enfriar bien la mezcla en la nevera un par de horas como mínimo. Ayudará a potenciar los sabores además de conseguir así una receta muy refrescante. 

Presentación: 

A la hora de servir, distribuye tu crema fría de remolacha en cuencos y decora con unas hojas del apio, la ralladura del limón, y unas gotas de aceite de oliva. También puede ser una buena opción para servir en vasos de cóctel como entrante o aperitivo fresquito en una cena de verano. 

Sugerencia: 

En este tipo de cremas, al igual que ocurre con las salsas, el aceite de oliva que uses debe ser de buena calidad, porque ayudará a la emulsión de los ingredientes y porque, sin duda, el sabor de tu plato será mucho mejor. Te animamos a que pruebes el aceite de oliva virgen extra marca DIA que proviene de los mejores productores de España. Pruébalo si no lo has hecho ya, y verás cómo marca la diferencia.