abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Croquetas caseras de pollo

Receta de: Aves
Plato: Aperitivos y tapas, Plato caliente
Cocina:
Croquetas caseras de pollo
Media
20-30
Croquetas caseras de pollo
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Las croquetas de pollo son un plato delicioso, y si son caseras aún mejor, que podemos servir tanto a modo de entrante como de cena acompañadas con un buen plato de ensalada. A mí me encantan y las suelo hacer habitualmente, no importa si con pollo fresco o con sobras que van rodando por casa. Fáciles y ricas es como son estas croquetas caseras de pollo. Picamos el pollo muy fino y lo reservamos. En el caso de que el pollo sea fresco, lo picamos muy fino y lo agregamos a la sartén en la que hemos puesto la mantequilla y la cebolla finamente picada para que se rehogue todo junto. En el caso de que sean sobras, únicamente rehogaremos la cebolla en la mantequilla pero sin que llegue a tomar color. En ese momento vamos a agregar la harina, revolvemos durante unos minutos y vertemos la leche hirviendo batiéndolo continuamente con una cuchara de madera para que no se formen grumos. Echamos el perejil picado y dejamos que la masa cueza más o menos unos 20 minutos revolviendo sin parar a fuego bajo. Cuando la salsa blanca cambia de color es cuando está en su punto, tomando un color blanco nacarado. En ese momento echamos los trozos de las sobras de pollo, cuando sea este el caso, y condimentamos con nuez moscada y salpimentamos. Tiene que quedar una masa espesa para hacer las croquetas, el punto perfecto es que se desprenda de la cuchar de madera en porciones grandes con consistencia. Lo extendemos en una fuente y dejamos que enfrié.se enfríe. Cuando vayamos a moldear las croquetas nos untamos las manos con aceite y tomamos porciones de masa a la que se da forma de croqueta. Se pasan por huevo y luego por pan rallado y se fríen en abundante aceite bien caliente. Hay que darlas la vuelta para que se doren por todos los lados. El truco es poner de pocas en pocas cada vez para que el aceite no baje bruscamente de temperatura y se hagan de la forma correcta. Cuando estén bien doradas las croquetas de pollo, las sacamos del aceite y las ponemos a escurrir el exceso de grasa sobre un papel de cocina. Consejos y trucos: El pollo ya puede ser pechuga reciente o sobras de un pollo que tengáis por ahí. Si las hacéis con los restos de un pollo asado y echáis el jugo de la salsa a la hora de hacer la masa de las croquetas, quedarán espectaculares, aunque estos restos suelen ser un poco secos, todo lo contrario que las sobras de un puchero que son más jugosas.