Cuajado de espárragos blancos y salsa de piquillos
Receta de: Verduras y frutas
Plato: Plato frío, Primer plato
Cocina: Ligera, Ocasiones especiales, Para llevar, Tradicional
Cuajado de espárragos blancos y salsa de piquillos
Fácil
50 >
301-500
Cuajado de espárragos blancos y salsa de piquillos
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Espárragos blancos (175 gr. )
  • Nata para cocinar (100 ml. )
  • Langostinos (cocidos, 125 gr. )
  • Pan rallado (1 cucharada)
  • Huevos (2)
  • Mantequilla (45 gr. )
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Cebolla (media)
  • Puerro (medio)
  • Zanahoria (media)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pimientos del piquillo (media lata)
  • Aceite de oliva vírgen extra (1 cucharada)
  • Vinagre balsámico de Módena (1 cucharita)
  • Uvas pasas (20 gr. )
  • Perejil fresco
  • Tomillo
  • Espárragos blancos (350 gr. )
  • Nata para cocinar (200 ml. )
  • Langostinos (cocidos, 250 gr. )
  • Pan rallado (2 cucharadas)
  • Huevos (4)
  • Mantequilla (90 gr. )
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Cebolla (1)
  • Puerro (1)
  • Zanahoria (1)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pimientos del piquillo (1 lata)
  • Aceite de oliva vírgen extra (2 cucharadas)
  • Vinagre balsámico de Módena (2 cucharitas)
  • Uvas pasas (40 gr. )
  • Perejil fresco
  • Tomillo
  • Espárragos blancos (525 gr. )
  • Nata para cocinar (300 ml. )
  • Langostinos (cocidos, 375 gr. )
  • Pan rallado (3 cucharadas)
  • Huevos (6)
  • Mantequilla (135 gr. )
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Cebolla (1 grande o 2 pequeñas)
  • Puerro (1 grande)
  • Zanahoria (1 grande)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pimientos del piquillo (1 lata y media)
  • Aceite de oliva vírgen extra (3 cucharadas)
  • Vinagre balsámico de Módena (3 cucharitas)
  • Uvas pasas (60 gr. )
  • Perejil fresco
  • Tomillo
Elaboración

Cuajado de espárragos blancos y salsa de piquillos... una receta recurrente, que puedes preparar en un ratito y aprovechar mientras se cuece en el horno para hacer lo que más te apetezca. Una opción perfecta tanto para llevarte en el tupper como para una cena en familia… ¡Sí, es posible!

Paso 1:

Corta los espárragos en láminas verticales. Por otro lado, pon en una cazuela, un chorrito de aceite y la mitad de la mantequilla (el resto la usaremos para untar el molde). Pica las verduras frescas finamente (cebolla, puerro y zanahoria) y rehógalas. Deja que se hagan suavemente – a fuego bajo - hasta que estén blandas. Añade en ese momento los langostinos cocidos y pelados (o gambas) e incorpora una pizca de sal y pimienta a tu gusto.

Paso 2:

En un recipiente amplio bate los huevos e incorpora la nata. Ve mezclando con suavidad y agrega sobre los huevos batidos la preparación anterior, cuando ya esté tibia. Mezcla bien y con cuidado.

Paso 3:

Busca un molde apto para horno (mejor si es rectangular) y úntalo con la mantequilla que te ha sobrado antes, para evitar que se pegue y para que sea más fácil desmoldarlo después. Pon los espárragos en la base del molde y espolvorea el pan rallado. Después vierte sobre los espárragos la mezcla que has hecho antes. 

Paso 4:

Cuece la mezcla al baño María: debes poner el molde dentro de otro más grande con un par de dedos de agua. Mételo al horno a 225º durante dos horas (aproximadamente, aunque dependerá del tamaño que hayas preparado). Antes de sacarlo, te aconsejamos que compruebes si está o no en su punto con una aguja o cuchillo. Un truco: si al cocer ves que empieza a dorarse demasiado, abre el horno con mucho cuidado y tapa el molde con papel de aluminio. Así seguirá cociendo pero no se quemará la superficie.

Paso 5:

Cuando esté hecho, sácalo del horno. Deja que se enfríe bien antes de sacarlo del molde.

Paso 6:

A este plato le irá como anillo al dedo la sencilla vinagreta que te proponemos.  Solo tienes que trocear finamente el pimiento. Después, tienes que poner en un bol el aceite y el vinagre, e ir batiéndolos ligeramente. Añade entonces el pimiento, las pasas y el perejil picado y dale el punto de sal. Antes de usarla, deja reposar unos veinte minutos. 

Presentación:

Corta el cuajado de espárragos blancos y salsa de piquillos en trozos de un centímetro de grosor, y sirve varios por comensal. Ponlos en un plato elegante y salsea con tu vinagreta de pimientos. ¡Hazlo con generosidad porque está buenísima!

Sugerencia:

Como relleno de una empanado, o para rellenarlos… Los pimientos del piquillo son una delicia y un plato en sí mismos. Por eso queremos recomendarte hoy los de marca DIA, con un práctico y cómodo formato, y con la mayor garantía de una excelente conservación.