Ensaimada casera
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Ensaimada casera
Alta
50 >
301-500
Ensaimada casera
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Harina (de fuerza, 150 gr.)
  • Manteca de cerdo (50 gr.)
  • Huevos (1 ud., talla M)
  • Agua (40 ml.)
  • Levadura fresca (5 gr.)
  • Azúcar (50 gr.)
  • Azúcar glas (al gusto)
  • Harina (de fuerza, 300 gr.)
  • Manteca de cerdo (100 gr.)
  • Huevos (1 ud., talla L)
  • Agua (80 ml.)
  • Levadura fresca (10 gr.)
  • Azúcar (100 gr.)
  • Azúcar glas (al gusto)
  • Harina (de fuerza, 450 gr.)
  • Manteca de cerdo (150 gr.)
  • Huevos (2 uds., talla M)
  • Agua (120 ml.)
  • Levadura fresca (15 gr.)
  • Azúcar (150 gr.)
  • Azúcar glas (al gusto)
Elaboración

La ensaimada es un bollo hojaldrado en forma de caracol que constituye el emblema repostero mallorquín por excelencia.  Al estar hecho con manteca de cerdo no es un capricho del que se deba abusar, pero para un desayuno o merienda especial es perfecta. Eso sí, planifícalo con tiempo porque la masa, al contener levadura fresca, necesita bastantes horas para fermentar. Empieza la tarde anterior, deja levar toda la noche y ofrécete un desayuno balear de lujo. Y disfruta de esta ensaimada casera.

ensaimada casera

Paso 1:

En un recipiente amplio pon el huevo, el azúcar, una sexta parte de la manteca y ve incorporando la harina tamizada mientras amasas con las manos para integrarla en la mezcla. Alterna periodos de amasado más intenso con otros de manipulación suave. 

Paso 2:

Tras 15 minutos de amasado, diluir la levadura en el agua e incorporarla uniformemente a la mezcla anterior. Trabaja la masa hasta que adquiera una consistencia lo suficientemente elástica como para poder estirarse hasta quedar traslúcida sin romperse. Si te resulta muy pegajosa, embadúrnate las manos con aceite de oliva o girasol. Deja reposar la masa durante 45 minutos.

Paso 3:

Unta de aceite una superficie de trabajo amplia y extiende la masa sobre ella con un rodillo hasta que tenga un grosor muy fino. El aceite es importante para evitar que se pegue. Cubre entonces la superficie de la masa con la manteca, esparciéndola para que cubra toda la superficie.

Paso 4:

Una vez esté la masa impregnada de manteca, estírala con las manos todo lo que puedas. Ve poco a poco, cuidando de no romperla. Debe quedar una superficie tan fina que resulte traslúcida. 

Paso 5:

Empieza a enrollar sobre sí misma la masa extendida hasta formar un churro lo más largo y delgado posible. Deja reposar 10 minutos el rollo de masa y luego estira cuidadosamente de un extremo y de otro  para que resulte un poco más largo.

Paso 6:

Coloca una punta de la masa en el centro de la bandeja de horno, que deberá estar cubierta de papel sulfurizado, y ve haciendo reposar el churro sobre la bandeja en forma de una espiral muy abierta. La masa va a crecer mucho durante la fermentación y hay que evitar que la ensaimada casera se apelotone. Cuando hayas terminado de darle forma, mete la bandeja en el horno apagado y déjala allí toda la noche. Si hace calor, el levado no llevará más de diez o doce horas; en caso contrario, puede prolongarse incluso 24 horas. Si hace frío, mantén protegida tu masa.

Paso 7:

Cuando la levadura haya hecho su trabajo comprobarás que la masa ha triplicado su volumen. Es el momento de sacar la bandeja del horno, precalentarlo a 160ºC con calor arriba y abajo y volverla a meter durante unos 20 minutos. Es muy importante estar atentos a la cocción para que no se nos queme. Cuando esté dorada, será el momento de sacarla. 

Presentación:

Espolvorea tu ensaimada casera con azúcar glas y sírvela junto a un café con leche y, ¿por qué no?, un chupito de palo de Mallorca para degustar los dos símbolos de la isla en una misma merienda.

Sugerencia:

En esta ensaimada casera es fundamental una buena harina de fuerza que garantice la consistencia y elasticidad de la masa. Prueba la harina de fuerza DIA para obtener los mejores resultados.

Alternativas:

La ensaimada casera puede servirse sin ningún relleno, popularmente conocida como “lisa”, o puede contener multitud de delicias. Una vez que hayas conseguido una buena ensaimada casera, ensaya diferentes rellenos: cabello de ángel, nata, crema pastelera, chocolate… ¡tú pones los límites!