abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Ensalada asiática de lentejas

Receta de: Ensaladas, Legumbres
Plato: Plato frío, Primer plato
Cocina: Internacional, Ligera, Moderna
Ensalada asiática de lentejas
+Fácil
< 20
0-150
Ensalada asiática de lentejas
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Lentejas (125 gr.)
  • Zanahoria (1 ud.)
  • Cebolla morada (media)
  • Ajo (medio)
  • Jengibre fresco (un trocito pequeño)
  • Cilantro (2 o 3 ramitas)
  • Chile verde (un trocito)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Salsa de soja
  • Azúcar moreno (media cucharilla)
  • Sal
  • Lentejas (250 gr.)
  • Zanahoria (2 uds.)
  • Cebolla morada (1 ud.)
  • Ajo (1 diente)
  • Jengibre fresco (un trozo de 1 cm.)
  • Cilantro (4 o 6 ramitas)
  • Chile verde (medio)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Salsa de soja
  • Azúcar moreno (1 cucharilla)
  • Sal
  • Lentejas (375 gr.)
  • Zanahoria (3 uds.)
  • Cebolla morada (una y media)
  • Ajo (2 dientes)
  • Jengibre fresco (un trozo de 1 cm.)
  • Cilantro (6 o 9 ramitas)
  • Chile verde (1 ud.)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Salsa de soja
  • Azúcar moreno (1 cucharilla)
  • Sal
Elaboración

Una opción diferente de comer legumbres. Esta ensalada asiática de lentejas es un plato delicioso, con un toque picante de lo más sugerente. Es ideal para improvisar un primer plato en menos de 10 minutos. ¡Perfecta!

ensalada asiática de lentejas

Paso 1:

En primer lugar, abre el bote de lentejas, escurre las lentejas del agua de la conserva. Ponlas en un colador amplio y refréscalas bajo el chorro de agua fría. Las conservas de legumbres ya cocidas que se presentan en frascos de cristal son de una calidad extraordinaria, sin embargo, para obtener los mejores resultados y el mejor sabor, siempre conviene enjuagarlas un poco. No es que esa agua de conservación sea mala, pero le resta sabor a la legumbre.

Por supuesto, para una receta como esta lo más cómodo es usar estas lentejas ya cocidas, pero, si no tienes, por supuesto, puedes ponerlas a cocer en una cacerola durante una hora o en la olla rápida durante 15 o 20 minutos y después escurrirlas y dejar enfriar.

Paso 2:

Ahora, pela la zanahoria y pártela en bastones bien finos. De nuevo, lo más cómodo es emplear zanahoria ya rallada en conserva, ideal para ensaladas. Si optas por esta última opción, de nuevo, enjuaga la zanahoria.

Paso 3:

Ahora pela la cebolla morada y pícala en plumas finas, es decir, en tiritas bien finitas. Pela también el ajo y pártelo por la mitad para retirar el germen, que es el responsable de que el ajo repita y resulte indigesto a muchas personas... sobre todo en recetas que como esta ensalada asiática de lentejas, lo incorporan crudo. Una vez sin germen, pica el ajo bien menudo.

Paso 4:

Coge ahora el jengibre y pélalo. Puedes hacerlo con un cuchillo puntilla o bien con el envés de una cucharilla... es tan sencillo como frotar un poco fuerte con la cucharilla y verás como la piel del jengibre sale sola.

Paso 5:

Lava el cilantro y sécalo someramente con la ayuda de un papel de cocina o de un paño limpio y pícalo, desechando los tallos y quedándote solo con las hojitas. Reserva alguna hoja entera para adornar.

Paso 6:

Por último, lava el chile, sécalo ligeramente y pícalo menudo. Si no quieres que la ensalada pique demasiado, retira las semillas al chile, y si te gusta el picante, puedes añadirlas.

Paso 7:

Coloca en un bol las lentejas, la zanahoria, la cebolla, el ajo, el jengibre, el cilantro y el chile. Mezcla bien todos los ingredientes para que se integren. Añade sal, pero muy poquita... ten en cuenta que la salsa de soja es muy salada.

Paso 8:

Ahora prepara una vinagreta mezclando el aceite de oliva virgen extra, la salsa de soja y el azúcar moreno. Bate enérgicamente hasta que la vinagreta emulsione. 

Presentación:

Sirve tu ensalada asiática de lentejas aliñada con la vinagreta y con unas hojitas de cilantro enteras por encima, como adorno. ¡Deliciosa!

Sugerencia:

A la hora de elaborar esta ensalada asiática de lentejas no dudes en emplear las lentejas en conserva y el la zanahoria rallada también en conserva de la marca DIA. Son de lo más cómodo y en un santiamén tendrás la comida lista.