Garbanzos estilo marroquí con champión y cuscús
Receta de: Legumbres
Plato: Entrantes, Guarnición, Plato caliente, Primer plato
Cocina: Internacional, Ligera, Moderna
Garbanzos estilo marroquí con champión y cuscús
+Fácil
20-30
151-300
Garbanzos estilo marroquí con champión y cuscús
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Garbanzos (100 gr.)
  • Cebolla (media)
  • Tomates (3 uds.)
  • Champiñón (125 gr.)
  • Pimienta negra
  • Comino (una pizca)
  • Ras el hanout (una pizca)
  • Sal
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sémola de trigo para cuscús (50 gr.)
  • Garbanzos (200 gr.)
  • Cebolla (1 ud.)
  • Tomates (6 uds.)
  • Champiñón (250 gr.)
  • Pimienta negra
  • Comino (media cucharilla)
  • Ras el hanout (media cucharilla)
  • Sal
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sémola de trigo para cuscús (100 gr.)
  • Garbanzos (300 gr.)
  • Cebolla (una y media)
  • Tomates (9 uds.)
  • Champiñón (375 gr.)
  • Pimienta negra
  • Comino (1 cucharilla)
  • Ras el hanout (1 cucharilla)
  • Sal
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sémola de trigo para cuscús (150 gr.)
Elaboración

Viaja hasta el corazón del Magreb con estos garbanzos estilo marroquí con champiñón y cuscús. Una delicia sabrosa y saludable muy sencilla de hacer. ¡Pruébala!

garbanzos marroquies con cuscus

Paso 1:

La noche anterior, pon los garbanzos a remojo.

Paso 2:

Para hacer estos garbanzos estilo marroquí con champiñón y cuscús lo primero será cocer los garbanzos. Acerca al fuego una olla con abundante agua y cuando rompa a hervir, introduce los garbanzos  escurridos de su agua, con un poco de sal y deja cocer durante una hora o hasta que estén bien tiernos. Este proceso lo puedes acelerar usando una olla a presión. Sea como sea, en cuanto estén tiernecitos, escúrrelos y reserva... pero guardando un poco de su agua de cocción.

Paso 3:

Vamos ahora con el sofrito. Pela la cebolla y pícala en una brunoise fina. Acerca una sartén al fuego con un hilito de aceite de oliva virgen extra. Cuando tenga temperatura, cocínala a fuego suave para que se vaya pochando. 

Paso 4:

Mientras se cocina la cebolla, pica el tomate en cubos pequeños. Aunque no es necesario, si lo prefieres, puedes pelar previamente el tomate.

Cuando la cebolla esté un poco transparente, añade el tomate, pon a punto de sal y sube un pelín el fuego. Deja que se siga cocinando durante 10 o 15 minutos.

Paso 5:

Cuando el sofrito esté prácticamente hecho, con la cebolla completamente pochada y el tomate casi deshecho, incorpora los champiñones laminados. Añade en este momento también las especias, es decir, la pimienta negra recién molida, el comino y el ras el hanut. Deja que se mezcle todo y que se cocine el champiñón durante 4 o 5 minutos más.

Paso 6:

Cuando casi esté hecho, incorpora los garbanzos y mezcla todo. Si está jugoso por el tomate no es necesario... pero si el sofrito estuviera muy seco, añade un poco del agua de cocción de los garbanzos.

Paso 7:

Prepara en el último momento un cuscús rápido. Para ello pon la sémola en un bol y añade un vaso de agua fría y remueve para que se mojen bien todos los granos. Escurre bien esa agua sobre un colador de trama fina, vuelve a poner la sémola en el bol, añade una pizca de sal y riega con un poco de aceite de oliva virgen extra... remueve para que todos los granos queden brillantes y bien impregnados de aceite. Calienta un poco de caldo de verduras y cuando esté a punto de hervir, viértelo sobre la sémola. Cubre el bol con papel film y deja reposar durante 10 minutos.

Presentación:

Para emplatar tus garbanzos estilo marroquí con champiñón y cuscús, pon en el fondo del plato un poco de cuscús y extiéndelo bien. Sirve encima los garbanzos y termina adornando con un poco de perejil picado.

Alternativa express:

Si no tienes mucho tiempo para cocinar... existen un par de trucos con los que podrás preparar estos garbanzos estilo marroquí con champiñón y cuscús en un santiamén. La primera alternativa será optar por garbanzos ya cocidos. La verdad es que en España disfrutamos de unas conservas extraordinarias... así que no lo dudes. Eso sí, te recomendamos enjuagar un poco bajo el chorro de agua fresca los garbanzos de su agua de conservación. Por otro lado nosotros hemos optado por hacer un sofrito casero, a su amor, con tomate natural... pero puedes acelerar el proceso si añades tomate frito a la cebolla cuando ya esté pochada.

Sugerencia:

Sea como sea, es decir, si optas por hacer  los garbanzos estilo marroquí con champiñón y cuscús de forma tradicional, o en su versión express, no dudes en acercarte a tu tienda DIA más próxima, para hacerte con todo lo que necesites... como los garbanzos, tanto secos como en conserva, son de una calidad extraordinaria.