Guiso de mejillones, gambas y calamar
Receta de: Pescados y mariscos
Plato: Plato caliente, Plato único, Primer plato
Cocina: Ligera, Moderna
Guiso de mejillones, gambas y calamar
Fácil
20-30
151-300
€€
Guiso de mejillones, gambas y calamar
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Mejillones (1 kg. cocido)
  • Gambas (200 gr.)
  • Calamares (200 gr.)
  • Mantequilla (1 cucharilla)
  • Cebolla (media)
  • Nata para cocinar (50 ml.)
  • Cayena (media)
  • Harina (1 cucharilla)
  • Tomate frito (25 ml.)
  • Aceite de oliva
  • Perejil fresco (2 ramitas)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Mejillones (2 kg. cocidos)
  • Gambas (400 gr.)
  • Calamares (400 gr.)
  • Mantequilla (1 cucharada)
  • Cebolla (1 ud.)
  • Nata para cocinar (100 ml.)
  • Cayena (1 ud.)
  • Harina (1 cucharada)
  • Tomate frito (50 ml.)
  • Aceite de oliva
  • Perejil fresco (3 ramitas)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Mejillones (3 kg. cocidos)
  • Gambas (600 gr.)
  • Calamares (600 gr.)
  • Mantequilla (2 cucharadas)
  • Cebolla (una y media)
  • Nata para cocinar (150 ml.)
  • Cayena (1 ud.)
  • Harina (1 cucharada colmada)
  • Tomate frito (75 ml.)
  • Aceite de oliva
  • Perejil fresco (5 ramitas)
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Un guiso la mar de rico, gustoso y completo… y moderno. Olvídate de asociar la palabra guiso a plato contundente, calórico y tradicional… y a éste es difícil resistirse.

Paso 1:

Pica finamente la cebolla. Por otro lado, limpia el calamar separando la cabeza del cuerpo. Limpia bien por dentro el tubo sacando todo su contenido, retira la membrana que recubre su cuerpo y limpia bien los tentáculos rechazando la parte de los ojos, la bolsa de tinta y el pico. El cuerpo pártelo en aros, y los tentáculos en dos o tres trozos.

Paso 2:

Acerca un rondón o una cacerola al fuego con la mantequilla. Cuando esté prácticamente toda derretida, añade la cebolla y póchala a fuego suave, lo que llevará unos 5 o 7 minutos.

Paso 3:

Añade las gambas sin pelar y el calamar y deja que se hagan junto a la cebolla durante dos minutos.

Paso 4:

Añade la harina y da una vuelta a todo el conjunto para que se reparta bien y se le quite a la harina su sabor a crudo, pero con cuidado porque la harina se quema con facilidad. Pasado no más de un minuto, vierte la nata y el tomate frito y deja que espese todo junto. Añade una pizca de sal y de pimienta.

Paso 5:

Cuando haya espesado, incorpora los mejillones, el perejil picado y la cayena. Cuando los mejillones estén calientes, prueba y rectifica de sal y pimienta si fuera necesario y retira del fuego.

Presentación:

Sirve tu guiso de mejillones de inmediato, bien caliente. Puedes presentarlo en un bonito cuenco individual y adornar con unas hojitas enteras de perejil.

Alternativa:

Si en lugar de utilizar mejillones ya cocidos optaras por mejillones frescos, deberías limpiarlos antes muy bien, y abrirlos en una cacerola al fuego con un poco de vino blanco, e incorporarlos después de la misma forma. También puedes cambiar el calamar por chipirones, según tu gusto.

Picante:

Este guiso tiene un gusto picante, pero muy ligero. Si lo quisieras más fuerte, no es necesario que añadas más cantidad de guindilla. Con que la incorpores al guiso antes, por ejemplo cuando estés pochando la mantequilla será suficiente. Y si quieres un quiso extra picante, en lugar de incorporar la cayena entera, pártela en dos o tres trozos.