Hamburguesa vegetariana (de avena y champiñones)
Receta de: Verduras y frutas
Plato: Segundo plato, Tostas y bocadillos
Cocina: Ligera, Moderna
Hamburguesa vegetariana (de avena y champiñones)
Fácil
20-30
0-150
Hamburguesa vegetariana (de avena y champiñones)
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Cereales (100 gr. de copos de avena)
  • Arroz de grano redondo (25 gr., ya cocido)
  • Champiñón (50 gr.)
  • Zanahoria (media)
  • Cebolleta (media)
  • Ajo (1 diente)
  • Huevos (1 ud., solo la yema)
  • Pan rallado (1 cucharilla)
  • Salsa de soja (un chorrito)
  • Agua
  • Aceite de oliva vírgen
  • Sal (al gusto)
  • Perejil fresco (una ramita)
  • Comino (una pizca)
  • Albahaca (unas hojitas para decorar)
  • Cereales (200 gr. de copos de avena)
  • Arroz de grano redondo (50 gr., ya cocido)
  • Champiñón (100 gr.)
  • Zanahoria (1 ud.)
  • Cebolleta (1 ud.)
  • Ajo (2 dientes)
  • Huevos (1 ud., solo la yema)
  • Pan rallado (1 cucharada)
  • Salsa de soja (un chorrito)
  • Agua
  • Aceite de oliva vírgen
  • Sal (al gusto)
  • Perejil fresco (dos ramitas)
  • Comino (una pizca)
  • Albahaca (unas hojitas para decorar)
  • Cereales (300 gr. de copos de avena)
  • Arroz de grano redondo (75 gr., ya cocido)
  • Champiñón (150 gr.)
  • Zanahoria (una y media)
  • Cebolleta (una y media)
  • Ajo (3 dientes)
  • Huevos (2 uds., solo la yema)
  • Pan rallado (1 cucharada colmada)
  • Salsa de soja (un chorrito)
  • Agua
  • Aceite de oliva vírgen
  • Sal (al gusto)
  • Perejil fresco (dos ramitas)
  • Comino (una pizca)
  • Albahaca (unas hojitas para decorar)
Elaboración

¿Por qué vas a tener que renunciar a comer una buena hamburguesa si eres vegetariano?  En realidad, no tienes por qué hacerte vegetariano para probar una hamburguesa tan deliciosa, basta con que tengas de probar algo distinto, una hamburguesa diferente… una sorpresa, que gustará a todos.

Paso 1:

Pon a remojo los copos de avena en un bol con agua templada durante al menos una hora, hasta que se ablanden. Si los pones en agua la noche anterior, mejor que mejor.

Paso 2:

Corta un poco el tallo de los champiñones y límpialos. Puedes hacerlo frotándolos bien con un cepillo y con un paño húmedo, o bien puedes pelarlos con la ayuda de un cuchillo de puntilla. También puedes remojarlos rápidamente en un bol con agua fría. Sea como sea, el objetivo es retirar cualquier posible resto de tierra. Una vez que estén limpios, pícalos y resérvalos.

Paso 3:

Pica la cebolleta; pela los ajos y pártelos en láminas finas y pela y pica en trozos pequeños la zanahoria. Acerca una cazuela al fuego con un buen chorro de aceite y rehoga las verduras a fuego suave. Cuando estén ya un poco blandas, pasados unos 5 o 7 minutos, añade los champiñones y deja que se doren. Espolvorea con perejil picado. Cuando este todo bien hecho, apártalo del fuego y reserva.

Paso 4:

Escurre bien la avena y ponla en un bol. Añade el arroz cocido, una pizca de comino, un chorrito de salsa de soja y la yema de huevo. Agrega las verduras pochadas, sazona y espolvorea con el pan rallado. Mezcla bien con la ayuda de una espátula y deja enfriar en el frigorífico durante 10 minutos.

Paso 5:

Úntate las manos con unas gotas de aceite y da forma a las hamburguesas con la masa. Pásalas por pan rallado y fríelas vuelta y vuelta en una sartén con aceite caliente. Es recomendable que el aceite esté caliente pero no demasiado, o correrás el riesgo de que el pan rallado se queme y las hamburguesas se queden sin hacer bien por dentro. En cuanto estén hechas las hamburguesas, sácalas a un papel absorbente.

Presentación: 

Prepara tu hamburguesa como cualquier otra… con su pan con semillas de sésamo un poquito tostado, una rodaja de tomate, una hoja de lechuga e incluso una loncha de queso si te gusta… y cómo no, acompaña con kétchup y mostaza. ¡A disfrutar!. Si por el contrario quieres una receta extra light, sírvela al plato, para comerla con cuchillo y tenedor y prescinde de los panecillos, tal y como te la presentamos en la foto. Si la acompañas de la tradicional rodaja de tomate, una loncha que queso ligero, una hoja de lechuga y una pizquita de ketchup y mostaza... estará deliciosa sin aportar ni una caloría de más.

Lavar o no lavar las setas y champiñones, he ahí la cuestión

Las setas tienen una enorme capacidad de absorción. Por ello, si las mojamos, absorberán mucha agua, que luego soltarán cuando las hagamos. Así… si pretendes hacer las setas a la plancha, tu sartén se puede convertir un caldero de agua con setas flotando. Para evitarlo, es mejor limpiar las setas sin agua. Cuando las setas no tienen demasiada tierra, lo ideal es retirar un poco de su pedúnculo y limpiarlas con un cepillo o con un trapito húmedo. Si fueran de monte y estuvieran demasiado sucias de tierra, y no quedara otro remedio más que lavarlas… nunca las sumerjas, lávalas bajo el grifo, con las láminas hacia abajo, mientras las frotas con las manos.