Helado de menta con chocolate
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Para niños
Helado de menta con chocolate
Fácil
50 >
+500
Helado de menta con chocolate
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Mi padre por trabajo solía viajar mucho a Francia y cada vez que venía, además de traernos juguetes, nunca faltaban unos bombones de chocolate rellenos de menta. Sólo pensar en ellos se me hace la boca agua ya que nunca les volví a comer. Ahondando en ese recuerdo, y haciendo muchas pruebas, conseguí dar con esta receta de helado de menta con chocolate casero que se podría decir que es la versión helada de los bombones. La cremosidad del helado con los trocitos de chocolate resulta exquisita. Ponemos un cazo al fuego con la leche, las ramitas de menta fresca y las yemas de huevo. Removeremos todo el tiempo. No tiene que llegar a hervir, solo se tiene que calentar, ya que se podrían cuajar las yemas. Separamos del fuego. Añadimos la nata para montar, el azúcar y el chorrito de licor de menta. Para darle más color, pondremos 4 gotas de colorante amarillo y tres gotas de colorante azul. Lo removeremos bien todo para que se mezclen todos los ingredientes. Hecho esto añadimos las pepitas de chocolate, o bien chocolate en trocitos muy pequeños. Vertemos nuestro helado en un recipiente apropiado y lo dejaremos durante 1 hora en el frigorífico. A continuación lo pondremos en el congelador y al cabo de 1 hora, lo sacaremos y lo removeremos todo, sobre todo en las paredes y la parte de abajo del recipiente par que no se acabe de congelar y no se formen cristalitos de hielo, procurando que se despegue de las paredes. Esta operación la haremos 3 veces, con intervalos de una hora, siempre removiendo desde la parte de abajo y las paredes, para que tengamos un helado bien cremoso. Por ultimo lo dejamos en el congelador por al menos 12 horas. Queda ya perfecto este helado de menta con chocolate casero si un rato antes de comerlo, lo metes en el frigorífico para que la masa de helado se ablande un poco y quede aún más cremoso.