Helado de vainilla con frambuesas y arándanos
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Moderna
Helado de vainilla con frambuesas y arándanos
Fácil
20-30
151-300
Helado de vainilla con frambuesas y arándanos
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Leche (entera, 150 ml.)
  • Nata para montar (225 ml.)
  • Vainilla natural (media vaina)
  • Huevos (3 yemas)
  • Azúcar (50 gr.)
  • Frambuesas
  • Arándanos
  • Leche (entera, 300 ml.)
  • Nata para montar (450 ml.)
  • Vainilla natural (1 vaina)
  • Huevos (5 yemas)
  • Azúcar (100 gr.)
  • Frambuesas
  • Arándanos
  • Leche (entera, 450 ml.)
  • Nata para montar (675 ml.)
  • Vainilla natural (1 vaina)
  • Huevos (8 yemas)
  • Azúcar (150 gr.)
  • Frambuesas
  • Arándanos
Elaboración

Este helado de vainilla con frambuesas y arándanos es elegante, rico y mucho más sencillo de elaborar de lo que parece. ¡Pruébalo!.

Paso 1:

En una cazuela amplia echa la leche, la mitad de la nata  y la vaina de vainilla abierta por la mitad y raspada. Lleva a ebullición  y cuando comience a hervir apaga el fuego, tapa la olla o la cazuela y deja que la mezcla infusiones durante unos 20 minutos.

Paso 2:

Ahora en un bol grande, si es de metal mejor que mejor, bate las yemas de huevo con el azúcar hasta que quede una mezcla cremosa. Poco a poco ve añadiendo la leche infusionada sin dejar de batir.

Paso 3:

Saca la vaina de vainilla del bol y mete toda la mezcla en la cazuela de nuevo. Calienta a fuego medio unos 8 minutos sin parar de remover con una cuchara de madera. Esta mezcla deberá ir volviéndose más espesa según pasan los minutos y se irá pegando a la cuchara. Te cuidado de que no cueza demasiado ya que no queremos que se espese mucho. Cuela la crema resultante con un colador fino.

Paso 4:

Si tienes heladora este paso es muy sencillo, sólo tienes que añadir a la mezcla la nata restante, la esencia de vainilla y meterlo en la nevera durante unas 2 o 3 horas y después a la heladora y que ella haga el trabajo.

Paso 5:

Si no tienes heladora, el resultado aunque un poco menos cremoso, será fantástico igualmente. Añade a la mezcla la nata restante y la esencia de vainilla y mételo en un bote hermético en el congelador durante unas 2 horas. Pasado ese tiempo sácalo y bátelo bien. Vuelve a meterlo en el congelador durante una hora. Sácalo y vuelve a batir y otra vez al congelador para que se quede más duro y ya está listo.

Presentación:

Sirve un par de bolas de helado en un cuenco bonito y adorna con los frutos rojos. ¡A disfrutar de tu helado de vainilla con frambuesas y arándanos

Sugerencia:

Si no tienes frutos rojos frescos, también puedes añadir frambuesas, arándanos y otros frutos rojos deshidratados… prueba los frutos rojos deshidratados de la marca DIA, son todo sabor.