Jabalí guisado
Receta de: Verduras y frutas, Carnes
Plato: Plato caliente, Segundo plato, Plato único
Cocina: Tradicional
Jabalí guisado
Media
Jabalí guisado
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
El jabalí guisado está riquísimo y, además, no es que sea muy difícil de hacer. Cierto es que el proceso se hace en dos días, pero es para que quede mucho más rico. El día antes de guisar, se pone la carne de jabalí cortada a trozos en un bol grande con todas las hierbas, la pimienta de cayena, la pimienta negra, los ajos, el laurel y el vino tinto. Se deja dentro de la nevera macerándose durante 24 horas. Al día siguiente, se ponen los dos cucharones de harina en un plato y se rebozan los trozos de jabalí, previamente salpimentados al gusto. Se pone una sartén en el fuego con aceite de oliva y, cuando esté bien caliente, se fríe el jabalí y se deja reservado en una cazuela. Se corta la cebolla en juliana y los ajos en láminas gruesas pelados. Se limpian las zanahorias y se cortan en daditos, y se pica el perejil. En la misma sartén en la que se ha frito el jabalí, se echa la cebolla, los ajos y el perejil, y se rehogan. Cuando la cebolla esté pochadita, se añade a la cazuela con el jabalí junto con la zanahoria, la hoja de laurel, la pimenta y una cucharada de harina. Se rehoga bien todo y, cuando la harina empiece a tostarse, se le añade el vino tinto del adobo junto con las hierbas, y se deja cocer el guiso de jabalí a fuego lento durante una hora mínimo.