abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Langostinos rebozados con kikos - vídeo receta

Receta de: Pescados y mariscos
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Cocina: Internacional, Ligera, Moderna, Ocasiones especiales
Fácil
20-30
151-300
€€
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Langostinos (8 ud.)
  • Maíz (frito 100 gr.)
  • Huevos (1 ud.)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Lima (ralladura)
  • Salsa de soja
  • Mahonesa o mayonesa
  • Langostinos (14 ud.)
  • Maíz (200 gr.)
  • Huevos (2 ud.)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Lima (ralladura)
  • Salsa de soja
  • Mahonesa o mayonesa
  • Langostinos (22 ud.)
  • Maíz (300 gr.)
  • Huevos (3 ud.)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Lima (ralladura)
  • Salsa de soja
  • Mahonesa o mayonesa
Elaboración

Tapear en casa no tiene por qué significar echar muchas horas dentro de la cocina. Dos o tres elaboraciones sencillas como ésta y ya tienes un menú variado, fresco y coqueto para cualquier reunión. Estos langostinos rebozados con kikos son un aperitivo refrescante para mojar en salsas y perder la cuenta de cuántas brochetas llevas. ¡Están demasiado ricos!

Paso 1:
Si tus langostinos son congelados, descongélalos previamente sumergiéndolos en agua fría del grifo. Cuando estén totalmente descongelados, pélalos desechando las cabezas y las colas. Ensártalos en una brocheta lo suficientemente larga como para poder freírlos luego cómodamente. Espolvorea sal y pimienta recién molida por encima. Resérvalos en la nevera hasta el momento de rebozarlos.

Paso 2:
Tritura el maíz inflado mientras se mantiene en la bolsa sin abrir, así te resultará más práctico y no correrás riesgo de que salte por la cocina ensuciándolo todo. Viértelo en un plato hondo o un bol de boca ancha.

Paso 3:
Casca los huevos en una superficie diferente al recipiente que vas a utilizar para verterlos. Separa la clara de las yemas. La forma más sencilla de hacerlo es dejar caer el huevo entero entre tus dedos entreabiertos con un recipiente debajo. La yema se quedará sostenida en tu mano y la clara se deslizará hacia abajo. En esta receta vamos a utilizar las claras, así que las dejaremos caer sobre otro bol de boca ancha o plato hondo. Las yemas las guardaremos para alguna otra receta. Salpimienta las claras y bátelas ligeramente.

Paso 4:
Pon a calentar abundante aceite de girasol en un cazo. Cuando esté lo suficientemente caliente, saca las brochetas de langostino del refrigerador y sumérgelas una por una en la clara de huevo para seguidamente rebozarlas en el maíz inflado machacado. Sumérgelas inmediatamente en el aceite caliente y fríelas aproximadamente durante un minuto o hasta que los langostinos estén hechos y la cobertura tenga un aspecto dorado y crujiente. Entonces sácalos y déjalos reposar unos segundos sobre papel de cocina para que escurran el exceso de aceite.

Presentación:
Sirve tus langostinos rebozados con kikos recién hechos para que el crocante de su cobertura se mantenga intacto. Acompáñalos con salsa de soja y salsa mayonesa para mojar. Ralla un poco de corteza de lima por encima; proporcionará un toque fresco y cítricamente afrutado.

Sugerencia:
Prepara unos langostinos rebozados con kikos jugosos y tersos utilizando los langostinos crudos jumbo de la gama Delicious de DIA. Frescos y de calidad.