Macarons de frambuesa y arándanos
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Internacional, Moderna
Macarons de frambuesa y arándanos
Alta
50 >
151-300
€€
Macarons de frambuesa y arándanos
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Almendra molida (75 gr)
  • Azúcar glas (75 gr )
  • Huevos (50 gr de claras)
  • Colorante alimentario (unas gotas, rosa)
  • Agua (20 ml)
  • Queso cremoso (100 gr)
  • Nata para montar (100 ml)
  • Azúcar glas (20 gr)
  • Frambuesas (un puñadito)
  • Arándanos (un puñadito)
  • Almendra molida (150 gr)
  • Azúcar glas (150 gr.)
  • Huevos (100 gr de claras)
  • Colorante alimentario (unas gotas, rosa)
  • Agua (40 ml)
  • Queso cremoso (100 gr)
  • Nata para montar (100 ml)
  • Azúcar glas (20 gr)
  • Frambuesas (un puñado)
  • Arándanos (un puñado)
  • Almendra molida (225 gr)
  • Azúcar glas (225 gr)
  • Huevos (150 gr de claras)
  • Colorante alimentario (unas gotas, rosa)
  • Agua (60 ml)
  • Queso cremoso (100 gr)
  • Nata para montar (100 ml)
  • Azúcar glas (20 gr)
  • Frambuesas (un puñado)
  • Arándanos (un puñado)
Elaboración

Dos delicados merenguitos con un relleno cremoso que, al primer mordisco cruje ligeramente para deshacerse en la boca. Una delicia típicamente francesa, cuyo origen está en la pastelería gala Laudurée, donde comenzaron a añadir diferentes colorantes al merengue para distinguir el sabor del relleno. Estos macarons de frambuesa y arándanos son una delicatesen de lo más chic. ¿Te atreves con ellos?

macarons de frambuesas y arandanos

Paso 1:

Comienza envejeciendo las claras unos días antes de preparar tus macarons. Para ello, casca los huevos y separa las claras de las yemas. Solo vamos a utilizar las claras: ponlas en un bol, fuera de la nevera, destapadas y deja que pasen toda la noche así. Por la mañana, tápalas y mételas en la nevera. Deja que reposen durante al menos 48 horas. Y ahora ya tienes ‘claras envejecidas’. Si esto te parece demasiado engorroso, también puedes utilizar las claras pasteurizadas que se venden ya separadas en brick… en este caso no tendrán que reposar y las puedes utilizar directamente.

Paso 2:

Mezcla en un bol grande la harina de almendra y el azúcar glas, tamizados, es decir, pasados por un tamiz o un colador de trama fina… para que se aireen. El objetivo es que entre aire… no te saltes este paso pues es más importante de lo que parece. El resultado tras haber tamizado la harina y el azúcar glas es un postre mucho más liviano, ligero y esponjoso.

Paso 3:

Añade la mitad de las claras y una pizca de sal a la mezcla de harina de almendra y azúcar. Remueve con una espátula hasta formar una pasta y reserva de momento. 

Paso 4:

Mezcla en un cazo el azúcar y el agua y acerca al fuego con un termómetro para el caramelo (es importante controlar la temperatura para que quede perfecto). Mientras se hace el almíbar, empieza a montar a punto de nieve en otro cuenco las claras restantes. Cuando el almíbar alcance 118 grados (lo que se conoce como el punto de bola blanda…si eres un apasionado de la repostería seguro que te suena) retira del fuego y viértelo lentamente sobre las claras montadas sin dejar de batir. 

Para saber que el almíbar está en ese punto “de bola blanda” puedes echar un poco en una espumadera, escurrir con un poco de agua y soplar. Si está en su punto saldrá como unas pompas. Aunque lo mejor es usar siempre un termómetro de cocina. 

Paso 5:

Sigue batiendo a velocidad media hasta que el merengue esté tibio y al levantar el batidor se formen picos. Incorpora el merengue  a la mezcla anterior de almendra, mezclando con la espátula y con movimientos envolventes, para que el merengue no se baje.  

Paso 6:

Añade el colorante rosa y sigue mezclando hasta conseguir una mezcla líquida pero un poco espesa.  Echa la mezcla en una manga pastelera y sobre un papel de horno ve dando forma circular. Para que los macarons queden perfectos y todos iguales lo ideal es usar algún tipo de molde. En tiendas especializadas de repostería venden una especie de tapetes para horno con la forma de los macarons. 

Paso 7:

Deja reposar los macarons hasta que se forme una costra (esta es la clave). Despenderá mucho de la temperatura de tu cocina pero al menos deja reposar un par de horas. 

Paso 8:

Hornea a 140° con el horno precalentado durante 15 minutos. Deja enfriar los macarons de frambuesa y arándanos  y mientras ve preparando la crema de queso.

Paso 9:

Tritura las frambuesas y los arándanos y pasa la mezcla por el chino para que no queden ningún resto de pielecillas o semillas. En un bol, mezcla el queso crema con el puré de arándanos y frambuesas y el azúcar glas. Remueve bien hasta que se integren todos los ingredientes. Por otro lado, monta la nata con la ayuda de unas varillas. Cuando la nata haya montado, mezcla con suavidad las dos preparaciones para evitar que se baje la nata. Ya tienes listo el relleno de tus macarons de frambuesa y arándanossolo te queda meterla en una manga pastelera y dejarla reposar una hora en la nevera.

Paso 10:

Por último forma los macarons de frambuesa y arándanos echando sobre una tapa un pequeño círculo de crema de queso y tapándola con otra tapa.

Presentación:

Coloca tus macarons de frambuesa y arándanos en una bonita bandeja y sirve estas delicadas delicias acompañadas de un buen café y déjate tentar... Si las metes en una bonita caja con un lazo se convertirán en un regalo perfecto, très chic.

Sugerencia:

 A la hora de hacer estos macarons de frambuesa y arándanos no dudes en emplear la nata para montar y el queso cremoso marca DIA. La primera tiene la materia grasa necesaria para montar sin dificultar y el segundo la cremosidad ideal para el que relleno de estos macarons quede perfecto.