Mantecados caseros
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Ocasiones especiales, Tradicional
Mantecados caseros
Media
50 >
301-500
Mantecados caseros
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Harina (125 gr)
  • Manteca de cerdo (90 gr)
  • Azúcar (75 gr)
  • Huevos (1 yema)
  • Canela molida (1/2 cucharadita)
  • Semillas de sésamo
  • Harina (250 gr)
  • Manteca de cerdo (180 gr)
  • Azúcar (150 gr)
  • Huevos (2 yemas)
  • Canela molida (1 cucharadita)
  • Semillas de sésamo
  • Harina (375 gr)
  • Manteca de cerdo (270 gr)
  • Azúcar (225 gr)
  • Huevos (3 yemas)
  • Canela molida (1 y 1/2 cucharadita)
  • Semillas de sésamo
Elaboración

Hacer mantecados caseros es tan sencillo y tan gratificante… ¡Por no hablar de los ricos olores que dejarán en tu cocina! Si no has conseguido entrar aún en el ambiente navideños, prueba a preparar los dulces tradicionales a mano y ya verás como, antes de que te des cuenta, estás entonando “Noche de Paz”.

Paso 1:

Recuerda dejar la manteca de cerdo a temperatura ambiente para que esté blanda y untuosa a la hora de trabajarla. Antes de empezar, pon a precalentar el horno a 100°C. Comienza batiéndola junto con el azúcar hasta integrar perfectamente ambos ingredientes. A continuación, agrega la canela molida y bate de nuevo hasta que la mezcla tenga un tono homogéneo.

Paso 2:

Cubre una bandeja de horno con papel encerado o vegetal. Distribuye la harina sobre ella procurando dejarla lo más extendida posible. Mete la bandeja en el horno y deja secar la harina. Este proceso se lleva a cabo para despojar la harina de cualquier resto de humedad que pudiera tener, así que la cantidad de tiempo que deba permanecer horneándose dependerá del estado de la harina. No debe tostarse, simplemente quedar suelta. En ese momento, sácala del horno y sube su temperatura a 180°C para después.

Paso 3:

Casca los huevos y separa las claras de las yemas. Para ello, la mejor manera de hacerlo es romper la cáscara en una superficie diferente al recipiente en el que finalmente los vas a verter y dejar caer el huevo sobre tu mano, que mantendrás con los dedos entreabiertos. De esta manera, la yema se mantendrá recogida en la palma de tu mano mientras que la clara se deslizará hacia el recipiente que tengas preparado debajo. Deposita las yemas en otro diferente y resérvalas. Guarda las claras para cualquier otra preparación en la que las necesites (pueden congelarse).

Paso 4:

Cuando se haya enfriado la harina, añádela a la mezcla de manteca, azúcar y canela y amasa hasta que se integren. Dispón la mezcla resultante en forma de montículo sobre una superficie y haz un agujero en el centro: esto es la “forma de volcán”. Echa las yemas de huevo en el hueco y empieza a integrarlas en la masa con los dedos muy poco a poco hasta obtener una mezcla homogénea.

Paso 5:

Enharina una superficie de trabajo, pon la masa encima y estírala con un rodillo hasta que tenga aproximadamente un dedo de grosor. Con un cortapastas redondo, corta la masa en círculos que serán tus mantecados. Rebózalos con ajonjolí o semillas de sésamo sin tostar y distribúyelos sobre una bandeja de horno forrada con papel sulfurado.

Paso 6:

Mete la bandeja en el horno precalentado a 180°C y hornea de 15 a 20 minutos, hasta que los redondeles de masa adquieran un tono tostado. En ese momento, saca del horno y deja enfriar.

Presentación:

Sirve tus mantecados caseros como guinda de una comida festiva o para una merienda navideña. Acompáñalos con una copita de licor o alguna infusión dulce.

Sugerencia:

Para dar su sabor característico a tus mantecados caseros nada como recubrirlos con el ajonjolí de DIA. Quedarán sabrosos y l