abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Mejillones con tomate

Receta de:
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato caliente, Plato único
Cocina: Ligera, Tradicional
Mejillones con tomate
Fácil
0-150
€€
Mejillones con tomate
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Mejillones (500 gr)
  • Tomate frito (100 ml)
  • Caldo de pescado (100 ml)
  • Vino blanco (100 ml)
  • Ajo (1 diente)
  • Cebolla (1/2 ud)
  • Pimiento rojo (1/2 ud)
  • Pimentón picante (1/2 cucharadita)
  • Perejil fresco
  • Laurel (1 hoja)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Mejillones (1 kg)
  • Tomate frito (200 ml)
  • Caldo de pescado (200 ml)
  • Vino blanco (200 ml)
  • Ajo (2 dientes)
  • Cebolla (1 ud)
  • Pimiento rojo (1 ud)
  • Pimentón picante (1 cucharadita)
  • Perejil fresco
  • Laurel (1 hoja)
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Mejillones (1 y 1/2 kg)
  • Tomate frito (300 ml)
  • Caldo de pescado (300 ml)
  • Vino blanco (300 ml)
  • Ajo (3 dientes)
  • Cebolla (1 y 1/2 ud)
  • Pimiento rojo (1 y 1/2 ud)
  • Pimentón picante (1 y 1/2 cucharaditas)
  • Perejil fresco
  • Laurel (1 hoja)
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Un plato marinero cargado de nutrientes y bajo en calorías que sirve como cena ligera o como entrante para un plato principal de pescado más contundente. No conserves los mejillones frescos más de dos días en el frigorífico, no te olvides de desechar los que no abran su concha en la cocción y asegúrate de acompañarlos de un buen vino blanco fresco. No hay que preocuparse de mucho más para elaborar estos sencillos mejillones con tomate. ¡Que aproveche!

Paso 1:

Si adquieres mejillones frescos, límpialos cuidadosamente debajo del grifo y raspa las barbas de la concha con ayuda de un cuchillo. También puedes armarte de un estropajo de los de metal y una pequeña dosis de paciencia para acabar con hasta la última impureza que haya acumulado el caparazón. ¡Cuanto más limpitos, mejor!

Paso 2:

Prepara una olla con agua y sal y ponla al fuego. No debe llegar a ebullición pero sí alcanzar una temperatura indudablemente caliente. Echa a cocer los mejillones. Sácalos según se vayan abriendo, escúrrelos y resérvalos.

Paso 3:

Pica en brunoise, esto es, en cubitos pequeños, el ajo, la cebolla y el pimiento rojo. Pon al fuego una sartén con un poco de aceite y haz un sofrito rehogando las verduras en ese orden. Echa primero el ajo, cuando empiece a dorar añade la cebolla y cuando se ponga transparente incorpora el pimiento hasta que quede todo tierno. 

Paso 4:

Vierte el vino y remueve durante unos minutos hasta que el alcohol se evapore. Añade entonces la salsa de tomate y el caldo de pescado a la sartén junto con el laurel y el pimentón, remueve bien y deja cocer durante 15 minutos o hasta que reduzca y tenga un aspecto espeso.

Paso 5:

Introduce los mejillones en la olla, intégralos y deja cocer durante cinco minutos más.

Paso 6:

Mientras se terminan de cocer los mejillones, deshoja el perejil y pícalo finamente.

Presentación: 

Sirve tus mejillones con tomate sobre vajilla blanca para que resalten los intensos colores del plato (negro intenso y naranja brillante, ¡son un festival cromático!). Espolvorea perejil picado por encima y reparte abundantes servilletas en la mesa. 

Sugerencia:

Si no encuentras mejillones frescos, sustitúyelos por una bolsa de los mejillones cocidos con concha de DIA, frescos y sabrosos. ¡Apenas notarás la diferencia en tus mejillones con tomate!

mejillones con tomate