abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Mejillones a la francesa con salsa de mantequilla y vino

Receta de:
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato único, Primer plato
Cocina: Internacional
Mejillones a la francesa con salsa de mantequilla y vino
Fácil
20-30
151-300
€€
Mejillones a la francesa con salsa de mantequilla y vino
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Mejillones (500 gr)
  • Cebolla (1 ud)
  • Ajo (3 dientes)
  • Mantequilla (35 gr)
  • Vino blanco (50 ml)
  • Cognac (50 ml)
  • Limón
  • Perifollo
  • Mejillones (1 kg)
  • Cebolla (2 uds)
  • Ajo (6 dientes)
  • Mantequilla (70 gr)
  • Vino blanco (100 ml)
  • Cognac (100 ml)
  • Limón
  • Perifollo
  • Mejillones (1 kg 500 gr)
  • Cebolla (3 uds)
  • Ajo (9 dientes)
  • Mantequilla (105 gr)
  • Vino blanco (150 ml)
  • Cognac (150 ml)
  • Limón
  • Perifollo
Elaboración

Si quieres preparar un aperitivo o cena saludable, delicioso y muy bonito a la vista, prueba estos mejillones a la francesa con salsa de mantequilla y vino. La receta tradicional del país galo es lo suficientemente suculenta para no considerarla ligera, pero las propiedades nutricionales de los mejillones, que incluyen proteínas, vitaminas y gran cantidad de minerales, provocan que éste sea un plato de lo más recomendable. ¡Y pensar que hasta hace nada a estos moluscos se los consideraba comida de segunda!

Paso 1:

Asegúrate de escoger mejillones perfectamente cerrados cuya cáscara esté intacta y brillante. Límpialos de barbas e impurezas bajo el chorro de agua y con ayuda de un estropajo, preferiblemente metálico.

Paso 2:

Pela los ajos y córtalos en brunoise, esto es, en daditos diminutos. Pela la cebolla, pártela por la mitad y, apoyando la parte plana en la tabla de cocinar, córtala en una juliana finísima, es decir, en tiritas muy delgadas.

Paso 3:

Pon la mantequilla y un chorro de aceite para evitar que se queme en una olla o sartén y colócala a fuego medio alto. Cuando la mantequilla se derrita, añade los ajos y, tras un minuto, la cebolla. Remueve frecuentemente mientras los rehogas.

Paso 4:

Cuando la cebolla esté transparente, añade el vino blanco y el coñac y deja que reduzcan y evaporen el alcohol. 

Paso 5:

Cuando la salsa haya espesado un poco, agrega los mejillones, tapa la olla y deja cocer hasta que se abran. Retira entonces del fuego. 

Presentación:

Sirve tus mejillones a la francesa con salsa de mantequilla y vino recién hechos y acompañados de limón cortado en cuartos y un bonito perifollo verde y rizado para decorar. El contraste de colores entre la cáscara negra, el interior naranja brillante y la hierba de color verde vivo lo convertirá en un plato estético y vistoso. La guarnición tradicional consiste en unas cremosas patatas puente nuevo pero escoge la combinación que más te guste con los mejillones.

Sugerencia:

Si no consigues mejillones frescos no desesperes: unos mejillones congelados de calidad pueden constituir un sustituto más que digno para estos mejillones a la francesa con salsa de mantequilla y vino. Ten siempre a mano en tu congelador una bolsa de mejillones con concha de DIA y despreocúpate.