abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Ossobuco con salsa milanesa

Receta de: Carnes
Plato: Segundo plato
Cocina: Sin gluten
Ossobuco con salsa milanesa
Fácil
41-50
+500
Ossobuco con salsa milanesa
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
No sólo de pasta y pizza está compuesta la comida italiana, ya que tienen estupendos platos de carne y pescado también. Uno de esos platos, en este caso de carne, es el ossobuco a la milanesa. Esta carne de ternera es delicada y con la preparación adecuada, queda suave y riquísima. La salsa milanesa en la que está guisada es estupenda, y en conjunto hacen un plato con el que te chuparás los dedos. Lo primero que tenemos que hacer son unos cortes en la parte de fuera de la carne para que al cocer no se encoja. La carne la salpimentamos por los dos lados y la enharinamos también por los dos lados. En ese momento ponemos una cazuela al fuego con aceite de oliva y cuando esté bien caliente, freímos la carne por los dos lados. En el momento en que veamos que está dorada, la apartamos y la reservamos. En ese mismo aceite en el que hemos dorado la carne, ponemos la cebolla cortada pequeñita, la zanahoria en rodajas, la rama de apio cortada en trozos pequeños y los 3 dientes de ajo laminados. Lo sofreímos todo junto un poco y a continuación le añadimos los tomates troceados y sin piel. Mientras dejamos que se haga, lo vamos removiendo de vez en cuando para vigilar que no se nos pegue. Cuando este todo bien frito, añadimos a la cazuela el vino blanco y la carne junto con el jugo que haya podido soltar esta última mientras reposaba. Agregamos la pastilla de concentrado de caldo de carne desmenuzada y añadimos también el agua, que tiene que estar caliente para que no pare la cocción. Ponemos una tapa a la cazuela y dejamos que cueza con el fuego muy bajo. Es una cocción lenta, ya que tenemos que dejarla en el fuego al menos durante unos 90 minutos aproximadamente, hasta que la carne quede muy tierna. Tenemos que controlar la cocción y si es necesario añadirle más agua, siempre caliente y comprobar de sal. Una vez que veamos que la carne está bien hecha, la sacamos de la cazuela, y trituramos la salsa con un batidor eléctrico o con un pasapurés. Ponemos de nuevo la carne en la cazuela y la salsa. En este momento hacemos ya la gremolata con perejil picado, la piel del limón rallada y un diente de ajo bien picado. Lo mezclamos todo un poco y lo añadimos a la cazuela con el resto de la salsa y la carne. Dejamos que el ossobuco a la milanesa cueza durante otros 10 minutos y ya lo tenéis listo. Os aconsejo que preparéis este plato de ossobuco a la milanesa el día anterior, ya que de esta forma la carne y la salsa se habrán asentado adquiriendo el máximo de sabor posible.