abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Paella Valenciana

Receta de: Arroces y pastas
Plato: Plato caliente, Plato único
Cocina: Tradicional
Paella Valenciana
Alta
41-50
€€
Paella Valenciana
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Si hay un plato por el que se conoce la gastronomía de nuestro país es la paella, y entre sus muchas versiones no hay ninguna como la paella valenciana. Su arroz que da impregnado por todos los sabores del sofrito, haciéndote disfrutar con cada bocado. Muy rica y deliciosa. En primer lugar se pone la paella al fuego con el aceite y, cuando este muy caliente, se le añaden, las carnes de pollo y de conejo, previamente trozadas, luego, se sofríen los pedazos hasta que estén ligeramente dorados. Cuando este pelado, limpio de pepitas y triturado el tomate se fríe junto con los trozos de pimiento, a fuego bajo, durante 7 u 8 minutos, cuando el sofrito ya esté terminado, se sazona ligeramente con sal, se incorpora y se mescla con los demás ingredientes el pimentón y se sofríe también sin que se queme El tiempo de cocción, vertida el agua añadida hasta casi la altura donde se alojan las asas de la paella, depende de la consistencia de las carnes, pero aproximado son 35 minutos. Para que las verduras queden al dente se deben agregar unos 10 minutos antes de que finalice el tiempo calculado para la cocción de las carnes, también es el momento de agregar los caracoles, Se repone el agua que se haya evaporado agregando más agua caliente, nunca fría ya que si no se pararía la cocción, dejando continuar la ebullición durante otros 4 o 5 minutos para que la mescla se realice convenientemente, se incorporan luego las hebras de azafrán, y la ramita de romero , se rectifica de sal y se mantiene en ebullición unos 5 minutos más. Cuando esto esté en pleno hervor, se echa el arroz y se distribuye de forma pareja por toda la superficie para que se cueza durante unos 6 a 7 minutos a fuego vivo, que iremos bajando paulatinamente. Finalizada la cocción, se deja la paella sobre el suelo, a ser posible sobre tierra, durante unos minutos en los cuales el arroz absorbe el caldo hasta que queden sus granos secos y prácticamente sueltos.