Pastel marmolado
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Pastel marmolado
Fácil
50 >
Pastel marmolado
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Un pastel que he comido en casa y que me hace volver a la niñez, es el pastel marmolado. Lo he llamado así porque es muy fácil de elaborar y además los ingredientes también son muy sencillos de encontrar en cualquier supermercado o tienda. El sabor que tiene es muy suave que junto a la esponjosidad del bizcocho y su aspecto interior, hace que sea irresistible. En primer lugar con batidora eléctrica, batiremos la mantequilla y el azúcar juntos hasta obtener una masa cremosa. Después hay que añadir los huevos y el azúcar avainillado. Batiremos. A continuación hay que añadir, poco a poco, la harina mezclada con la levadura y batiremos hasta que se integre a los demás ingredientes. Agregar también la leche y removeremos todo. Vamos a colocar la mitad de la mezcla en otro bol y reservaremos. Aparte, mezclaremos el cacao con el agua caliente, dejaremos templar y lo incorporaremos a uno de los boles que contiene la mezcla cremosa para el pastel. Batiremos bien. Seguidamente tenemos que verter la mitad de la mezcla de chocolate en un molde rectangular enmantecado y enharinado previamente. Echaremos la mitad de la mezcla de vainilla encima. Repetiremos este procedimiento con las mitades de mezcla cremosa restantes para conseguir el efecto marmolado. Vamos a hornear entre 50 y 60 minutos hasta que el pastel haya subido y quede suave al tacto. Vamos a dejarlo enfriar en el molde durante un par de minutos. Ahora hay que desmoldarlo y colocarlo sobre una rejilla para que se enfríe por completo. Para la cobertura de nuestro pastel marmolado, vamos a calentar la nata hasta el punto de ebullición y cuando hierva, la sacaremos de fuego. Añadiremos el chocolate con leche en trozos y remover con cuchara de madera hasta que se derrita completamente con el calor residual. Agregaremos también la mantequilla y vamos a mezclarla hasta que quede incorporada correctamente. Una vez elaborada la cobertura, la vamos a dejar enfriar ligeramente y la extenderemos sobre el pastel. Finalmente vamos a esparcir las virutas de chocolate blanco y negro sobre el glaseado de chocolate antes que se solidifique del todo, aunque yo la decoración la dejo a vuestro gusto. Yo a veces le pongo, otras no. ¡Riquísimo! CONSEJOS: -No mezclar las masas de vainilla y de chocolate cuando estén en el molde para evitar que el pastel quede homogéneo y pierda el efecto marmolado. -Si no tienes o no has conseguido virutas de chocolate puedes hacerlas de la siguiente manera: poner 50 g de chocolate con leche en un bol refractario sobre una olla con agua caliente (no dejar hervir) . Una vez que el chocolate se ha derretido, extenderlo en una superficie antiadherente y dejarlo solidificar un poco. Cuando aún esté caliente, sujetar un cuchillo pequeño y bien afilado o una espátula y presionar un poco a lo largo del chocolate para conseguir las virutas (mover el cuchillo o la espátula como raspando el chocolate muy por encima). -Puedes dar al pastel un sabor a frutos secos embardunando su superficie de chocolate con trocitos de avellanas, nueces o almendras.