Pechuga de pollo a la parrilla con ensalada de arroz
Receta de: Arroces y pastas, Carnes
Plato: Plato frío, Plato único, Primer plato
Cocina: Ligera, Tradicional
Pechuga de pollo a la parrilla con ensalada de arroz
Fácil
20-30
151-300
Pechuga de pollo a la parrilla con ensalada de arroz
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Pollo (pechuga 400 gr)
  • Arroz de grano largo (100 gr)
  • Pimiento amarillo (1/4 ud)
  • Pimiento verde (1/4 ud)
  • Alubias o judías pintas (80 gr)
  • Quinoa (50 gr)
  • Perejil fresco
  • Zumo de limón (2 cucharadas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pollo (pechuga 800 gr)
  • Arroz de grano largo (200 gr)
  • Pimiento amarillo (1/2 ud)
  • Pimiento verde (1/2 ud)
  • Alubias o judías pintas (160 gr)
  • Quinoa (100 gr)
  • Perejil fresco
  • Zumo de limón (4 cucharadas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Pollo (pechuga 1 kg 200 gr)
  • Arroz de grano largo (300 gr)
  • Pimiento amarillo (1 ud)
  • Pimiento verde (1 ud)
  • Alubias o judías pintas (240 gr)
  • Quinoa (150 gr)
  • Perejil fresco
  • Zumo de limón (6 cucharadas)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
Elaboración

Digestión pesada y calor es un combo poco recomendable, por eso en verano triunfan las recetas ligeras, nutritivas y refrescantes. Esta pechuga de pollo a la parrilla con ensalada de arroz es un plato equilibrado, digestivo y, por supuesto, riquísimo; ideal para un almuerzo rápido o una cena liviana. 

Paso 1:

La noche anterior, vierte las alubias pintas en un recipiente con agua abundante para que se rehidraten. No escatimes con el agua puesto que pueden absorber una gran cantidad en pocas horas. Al día siguiente, desecha el agua del remojado y utiliza agua nueva para cocer las alubias junto a un poco de sal en una olla exprés. Tardarán veinte minutos aproximadamente. Si no dispones de olla exprés, tendrás que hervirlas durante cerca de dos horas o tomar un atajo y hacerte con un bote de alubias pintas ya cocidas. Esta conserva, bien enjuagada, no deslucirá el plato.

Paso 2:

Si adquieres la quinoa cruda, échala en un colador y ponla bajo el chorro del grifo. Enjuágala bien y posteriormente cuécela en abundante agua hasta que se abra. Échala de nuevo en el colador y ponla una vez más bajo el chorro de agua fría del grifo, esta vez para que se enfríe.

Paso 3:

Cuece asimismo el arroz en abundante agua salada siguiendo las instrucciones que aparezcan en el paquete. Cuando esté tierno, escúrrelo y enfríalo con agua del grifo. Resérvalo.

Paso 4:

Lava los pimientos, sécalos y retírales el tallo y las semillas. Para cortarlos, disponlos de modo que la piel esté en contacto con la tabla de cocina y el cuchillo hienda la parte de la carne. Trocéalos en cuadraditos pequeños.

Paso 5:

Exprime el limón hasta obtener la cantidad de zumo necesaria. Mézclalo con sal y abundante pimienta negra. Reboza la pechuga de pollo en esta marinada y deja reposar durante 10 minutos.

Paso 6:

Echa un chorrito de aceite de oliva virgen extra sobre la parrilla y caliéntala hasta que alcance la temperatura adecuada. Añade la pechuga de pollo y cocina hasta que esté dorada por fuera y tierna y bien hecha por dentro.

Presentación:

Para emplatar tu pechuga de pollo a la parrilla con ensalada de arroz, empieza disponiendo sobre un plato o fuente un lecho de arroz, quinoa, judías y pimientos. Aliña con sal, pimienta negra y un poco de zumo de limón. Corta la pechuga en medallones y colócala encima. Remata con unas hojas de perejil fresco y un chorro de aceite de oliva virgen extra por encima. ¡Listo!

Sugerencia:

Haz que la ensalada de tu pechuga de pollo a la parrilla con ensalada de arroz tenga una agradable textura ligera y suelta utilizando la quinoa de la línea Vital de DIA.