Pimientos de Padrón
Receta de: Verduras y frutas
Plato: Aperitivos y tapas, Guarnición, Plato caliente
Cocina: Sin gluten, Tradicional
Pimientos de Padrón
+Fácil
< 20
151-300
Pimientos de Padrón
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Pimiento verde (del Padrón, 125 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal gorda (una cucharilla)
  • Pimiento verde (del Padrón, 250 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal gorda (1 cucharada)
  • Pimiento verde (del Padrón, 375 gr.)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal gorda (1 cucharada colmada)
Elaboración

Pimientos de Padrón, unos pican y otros no... o como dirían en Galicia: ‘unos pican, e outros non’. Se comen siempre bien frititos, con sal gorda, generalmente con su rabito, pero a veces sin el rabo, para ir pinchándolos con un palillo. Pero sobre todo, ya se sabe, en cada ración siempre habrá alguno que pique, a veces un poco, o a veces rabiosamente. Lo más divertido de comer pimientos de Padrón es esperar que el picante le toque a otro. ¡Emocionante!. Los pimientos de Padrón son una variedad de pimientos, no una denominación. De hecho, la denominación de origen para los pimientos de Padrón gallegos  es “Pimientos de Herbón”, mientras que los demás pueden provenir de otros puntos. 

Paso 1:

Lava cuidadosamente todos los pimientos, con mucho cuidado para no estropearlos. Sécalos después, con mucho cuidado para no estropearlos, con la ayuda de un paño de cocina limpio o de papel absorbente. Sea como sea es importante secarlos bien para que después no salte el aceite durante la fritura.

Paso 2:

Calienta abundante aceite de oliva virgen extra en una sartén amplia. Cuando esté caliente, pero no demasiado (¡ojo, nunca debe llegar a humear!) incorpora los pimientos con cuidado. En general, deben quedar bien extendidos en la sartén y todos flotando en el aceite. Tapa la sartén y deja que se cocinen a fuego medio durante un par de minutos.

Paso 3:

Pasados estos dos minutos, retira la tapa de la sartén y dales la vuelta con la ayuda de la espumadera o de un tenedor... aunque suelen resistirse. Deja que se hagan un minuto más.

Paso 4:

Retíralos a un papel absorbente para retirar la mayor cantidad de aceite posible.

Presentación:

Coloca los pimientos de Padrón en la fuente de servir y espolvorea por encima sal gorda. Sirve inmediatamente. Este plato se come con la mano... cogiendo cada pimiento por su rabito. Sirve con una buena cantidad de pan... por si a alguno de los comensales le sale uno de esos pimientos de Padrón rabiosos. ¡Ahí está la emoción!.

Pimientos de Padrón, ¿por qué unos pican y otros no?

El responsable de que un pimiento pique es capsaicina... este compuesto químico está presente en todos los tipos de pimientos picantes: la guindilla, el pimiento habanero, los chiles, etc. La pregunta es... ¿por qué tratándose de la misma variedad de pimientos, unos tienen este compuesto y otros no? La respuesta está en el cultivo. Cuando un pimiento se encuentra con algunas dificultades durante su crecimiento, como por ejemplo que haya recibido poca o ninguna luz del sol, si han recibido poco regadío, etc... tiene más posibilidades de resultar picante. Por eso, a principio de temporada (en junio) pican menos, y los más tardíos, los de agosto, tienen muchas más posibilidades de ser picantes.

Sugerencia:

Pimientos de Padrón, aceite y sal... más sencillez, imposible. Pero eso sí, ni se te ocurra escatimar con el aceite. Opta por un buen aceite de oliva virgen extra, como el de DIA, porque aportará un sabor delicioso, y la fritura se hará perfecta.