Piña rellena con crema quemada
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Tradicional
Piña rellena con crema quemada
Fácil
31-40
301-500
Piña rellena con crema quemada
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Piña (media)
  • Huevos (2 yemas)
  • Leche (200 ml.)
  • Maicena o almidón de maíz (20 gr.)
  • Azúcar (30 gr.)
  • Azúcar (avainillado, media cucharilla)
  • Azúcar moreno
  • Piña (1)
  • Huevos (4 yemas)
  • Leche (400 ml.)
  • Maicena o almidón de maíz (40 gr.)
  • Azúcar (60 gr.)
  • Azúcar (avainillado, 1 cucharilla)
  • Azúcar moreno
  • Piña (1 y media)
  • Huevos (6 yemas)
  • Leche (600 ml.)
  • Maicena o almidón de maíz (60 gr.)
  • Azúcar (90 gr.)
  • Azúcar (avainillado, 1 cucharada)
  • Azúcar moreno
Elaboración

Esta receta es muy sencilla y fácil de hacer para todos. Esta piña rellena con crema quemada está inspirada en el plato que ideó un restaurante de Cataluña, al que se le ocurrió fusionar la piña con la crema quemada… y que resultó todo un éxito. Se trata de una mezcla perfecta que convierte un postre goloso como la crema quemada, en una receta ligera y apetitosa gracias a la acidez y frescura de la piña.

Paso 1:

Para hacer esta piña rellena con crema quemada, vamos a comenzar por acercar un cazo al fuego con la leche y el azúcar al fuego, sin dejar de remover para que no se pegue. Es recomendable utilizar una varilla o una lengua, mantener el fuego bien bajito y emplear un cazo u olla lo suficientemente alta, por si sube la leche al calentarla, para que no se salga.

Paso 2:

Preparar dos boles. Romper los huevos y separar las claras de las yemas. Nos quedaremos solo con el bol de las yemas… guarda las claras para otra elaboración, como un merengue o una mousse.

Paso 3:

Añade al bol de las yemas la maicena y el azúcar avainillado. Bate el conjunto bien con la ayuda de unas varillas hasta conseguir una mezcla blanquecina y espumosa.

Paso 4:

Vigilar la olla con leche y azúcar que esta al fuego. Cuando hierva añadir la mezcla de las yemas con la maicena y el azúcar avainillado.

Remover bien y sin parar, para que no se agarre ni se queme. Retirar del fuego cuando haya espesado lo suficiente.

Es muy importante no sobrecocer la mezcla o te arriesgas a que el huevo forme grumos.

Verter la crema en un bol, tapar con film a piel (es decir, dejando que el plástico toque la superficie de la crema para que no se forme costra al enfriarse y reservar en frío.

Paso 5:

Mientras se enfría, corta la piña a lo largo. Vacía con la ayuda de un cuchillo puntilla la pulpa de la piña sin apurar demasiado… para no tomar la parte más próxima a la cáscara que resulta amarga. Asimismo, quita el centro o tronco de la pulpa, que está muy dura y astilluda (esta parte sirve para hacer zumos y batidos, pero no para comer así). Cuando ya tengas toda la pulpa, pícala en daditos pequeños.

Paso 6:

En cuanto se haya enfriado y espesado la crema, saca la crema de la nevera y ponla en una manga pastelera. Rellena con ella una capa de la cáscara de piña hueca. Espolvorea después unos trocitos de la piña picada. Vuelve a repetir el proceso y alternar capas de crema y trozos de piña, de tal forma que la última capa sea de crema. Espolvorea azúcar moreno por encima y quema con un soplete hasta que se caramelice el azúcar.

Presentación:

Para la presentación de esta piña rellena con crema quemada, se utiliza la propia piña como recipiente… una idea que le da un toque muy fresco al postre. La idea es que cada comensal vaya rompiendo con su cuchara el caramelo de arriba. Colocar la piña sobre un plato o bandeja de todas formas ya que puede soltar un poco de agua

Sugerencia:

Es importante que la piña y la crema estén bien frías a la hora de montarla por capas. También se pueden emplear piñas baby para hacer postres individuales. Sea como sea, a la hora de hacer esta piña rellena de crema quemada, no dudes en acercarte a tu tienda DIA habitual, donde podrás hacerte con todos los ingredientes necesarios.