Pizza casera
Receta de: Panes y masas
Plato: Plato caliente, Plato único, Segundo plato
Cocina: Internacional, Para niños, Tradicional
Pizza casera
Fácil
50 >
301-500
Pizza casera
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Levadura fresca (10 gr.)
  • Azúcar (una pizca)
  • Leche (una cucharilla)
  • Agua (35 ml.)
  • Harina (112 gr.)
  • Sal (una pizca)
  • Aceite de oliva (2 cucharadas)
  • Tomate frito (50 ml.)
  • Queso mozzarella (75 gr.)
  • Rúcula (media bolsa)
  • Aceite de oliva (2 cucharadas)
  • Queso curado (rallado, 40 gr.)
  • Levadura fresca (20 gr.)
  • Azúcar (una cucharilla)
  • Leche (una cucharada)
  • Agua (70 ml.)
  • Harina (225 gr.)
  • Sal (media cucharilla)
  • Aceite de oliva (4 cucharadas)
  • Tomate frito (100 ml.)
  • Queso mozzarella (150 gr.)
  • Rúcula (1 bolsa)
  • Aceite de oliva (3 cucharadas)
  • Queso curado (rallado, 80 gr.)
  • Levadura fresca (30 gr.)
  • Azúcar (una cucharada)
  • Leche (dos cucharadas)
  • Agua (105 ml.)
  • Harina (337 gr.)
  • Sal (media cucharilla)
  • Aceite de oliva (6 cucharadas)
  • Tomate frito (150 ml.)
  • Queso mozzarella (225 gr.)
  • Rúcula (1 bolsa)
  • Aceite de oliva (5 cucharadas)
  • Queso curado (rallado, 120 gr.)
Elaboración

Hay una cosa aún más deliciosa que una pizza recién hecha: ¡una pizza recién hecha con la masa casera… hecha por tí!   …es más fácil de lo que parece y el resultado es, sencillamente, espectacular. No lo dudes y ¡métete en harina!

Paso 1:

Lo primero que hay que hacer para preparar la masa de pizza es hacer el fermento. Para ello, mezcla en un bol la levadura desmigada, el azúcar, la leche tibia y el agua con la misma temperatura… es decir, no muy caliente, pero sobre todo, no fría. Mezcla para que se disuelva la levadura un poco, y deja fermentar hasta que aparezcan burbujas en la superficie.

Paso 2:

En otro recipiente amplio, como un bol, mezcla la harina, la sal, el aceite de oliva y el fermento que tenías reservado. Mezcla todo bien, trabaja un poco hasta que queden todos los elementos integrados y ve amasando hasta obtener una masa suave y flexible, tienes que conseguir una bola lisa. En ese momento deja descansar tu masa para que crezca.

Paso 3:

Cuando la masa haya duplicado su volumen, cógela y desgasifícala… es decir, aplástala varias veces para que libere los gases que la masa ha acumulado en su interior durante la fermentación.

Paso 4:

Pasado un rato de reposo, estira hasta alcanzar el diámetro y espesor deseados. La mejor manera de hacerlo es con las manos, aunque también puedes ayudarte de un rodillo.

Paso 5:

Mete en el horno precalentado a 180° hasta que estén cocidas… lo que llevará unos 8 o 10 minutos. No se deben dorar demasiado dado que se van a volver a meter en el horno una vez que se ponga la cubierta deseada.

Paso 6:

Saca la masa de pizza del horno y cúbrela primero con el tomate frito y luego con el queso mozarella y vuelve a introducir en el horno. Hornea otros 8 o 10 minutos.

Paso 7:

Saca de nuevo del horno y cubre tu pizza con la rúcola, condimentada con aceite de oliva vírgen extra y el queso curado rallado.

Presentación:

Sirve tu pizza inmediatamente, pártela en porciones… y no te descuides ni un minuto, porque está tan rica, que… ¡vuela!