abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pizza de champiñones, tomate fresco, albahaca y queso grana padano

Receta de: Panes y masas
Plato: Aperitivos y tapas, Entrantes, Plato caliente, Plato único
Cocina: Internacional, Moderna, Para niños, Tradicional
Pizza de champiñones, tomate fresco, albahaca y queso grana padano
Media
50 >
151-300
Pizza de champiñones, tomate fresco, albahaca y queso grana padano
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Harina (200 gr)
  • Agua (100 ml)
  • Aceite de oliva vírgen extra (1 cucharada)
  • Sal (al gusto)
  • Levadura de panadería (7 gr)
  • Tomate frito (50 ml)
  • Tomates cherry (100 gr)
  • Champiñón (50 gr)
  • Queso mozzarella (al gusto)
  • Queso parmesano (al gusto)
  • Albahaca (al gusto)
  • Harina (400 gr)
  • Agua (200 ml)
  • Aceite de oliva vírgen extra (2 cucharadas)
  • Sal (al gusto)
  • Levadura de panadería (14 gr)
  • Tomate frito (100 ml)
  • Tomates cherry (200 gr)
  • Champiñón (100 gr)
  • Queso mozzarella (al gusto)
  • Queso parmesano (al gusto)
  • Albahaca (al gusto)
  • Harina (600 gr)
  • Agua (300 ml)
  • Aceite de oliva vírgen extra (3 cucharadas)
  • Sal (al gusto)
  • Levadura de panadería (20 gr)
  • Tomate frito (150 ml)
  • Tomates cherry (300 gr)
  • Champiñón (150 gr)
  • Queso mozzarella (al gusto)
  • Queso parmesano (al gusto)
  • Albahaca (al gusto)
Elaboración

No hay nada que anime más a los más pequeños de la casa para hacer una cena especial de fin de semana que una pizza de champiñones, tomate fresco, albahaca y queso grana padano. Es una deliciosa y muy saludable opción para una cena y salirse de la rutina. 

Paso 1:

Empieza por preparar la masa para tu pizza de champiñones, tomate fresco, albahaca y queso grana padano. En primer lugar, disuelve la levadura en una pequeña parte del agua. Medio vaso aproximadamente. Así será más fácil mezclar la levadura en la masa.

Paso 2:

Coloca la harina tamizada, es decir, pasada por un colador de trama fina o tamiz sobre la mesa donde vayas a trabajar la receta. Dale la forma de un volcán dejando un agujero en medio donde añadirás los demás ingredientes, el medio vaso de agua templada con la levadura disuelta, el aceite de oliva virgen extra y la sal. Ve removiendo la harina hacia el centro, con cuidado de no abrir ningún surco por el que pueda escaparse el agua. Mezcla bien todos los ingredientes con las manos.

Paso 3:

Cuando lleves aproximadamente 10 minutos de amasado con las manos, notarás que la masa adquiere una consistencia cada vez más homogénea. La masa irá quedando cada vez más elástica y fina. Notarás que está lista cuando ya no se pegue a la superficie de trabajo ni en las manos.

Paso 4:

Deja la masa reposar durante 45 minutos en un bol tapado con un trapo seco, para crear un clima apto para la fermentación de la levadura. Déjala en reposo en un sitio cálido.  Sabrás que la masa de la pizza ha alcanzado su punto de fermentación óptimo cuando haya doblado su volumen. El tiempo variará en función de la temperatura ambiental y de la estación del año... puesto que la humedad y la temperatura que haya en el ambiente, hacen que la masa necesite más o menos tiempo para fermentar.

Paso 5:

Para estirar la base de la pizza espolvorea con harina la superficie donde vayas a trabajar la masa fermentada pero sin pasarte. No hay que excederse con la cantidad de harina para no formar grumos que alterarían la homogeneidad de la bola... con un poquito de harina es más que suficiente si has trabajado bien la masa anteriormente.

Paso 6:

Deposita la bola en la superficie y presiona con las manos para retirar el exceso de gas acumulado en ella. A continuación, divide la masa en bolas más pequeñas según el tamaño de la pizza deseada - lo que no vaysa a consumir en ese momento, puedes congelarla sin probemas-. Ahora estira la masa con el rodillo de cocina o bien con las manos para formar las bases de la pizza con el grosor que consideres adecuado (hay gente a la que le gustan las pizzas más gruesas y a otro más finas).

Paso 7:

Una vez que tengas la base de tu pizza de champiñones, tomate fresco, albahaca y queso grana padano estirada pásala a una bandeja de horno con papel sulfurizado y ¡a decorar!. Comienza con el tomate frito, sin llegar a los bordes. Una vez que hayas puesto la salsa, espolvorea con los tomates cherry cortados por la mitad los champiñones cortados en láminas, termina con un poco de queso mozzarela rallado y para dar un toque especial ralla también un poco de queso grana padano por encima.

Paso 8:

Hornea tu pizza de champiñones, tomate fresco, albahaca y queso grana padano, con el horno previamente caliente a 180° durante 15 minutos.

Presentación:

En cuanto saques tu pizza del horno reparte las hojas de albahaca por encima y un poco más de queso grana padano rallado.

Sugerencia:

No dudes en preparar esta pizza de champiñones, tomate fresco, albahaca y queso grana padano con la harina de fuerza marca DIA, ideal para realizar masas y todo el tipo de panes.