abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pochas a la navarra

Receta de: Legumbres
Plato: Plato caliente, Primer plato
Cocina: Tradicional
Pochas a la navarra
Media
20-30
Pochas a la navarra
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
No sé si ya las habréis probado, pero estas pochas a la navarra creo que es una de las mejores formas de preparar esta legumbre. Las sirves como plato único, ya que al estar acompañadas de carne no necesita nada más. Su sabor es delicioso, y se cocinan adecuadamente, se deshacen en la boca. Pruébalas y ya verás cómo me das la razón. Se empieza por hacer un sofrito con parte de la manteca, la cebolla picada y los ajos picados. Agregar el pimentón (o azafrán), el perejil picado y la pimienta molida. Cortar en trozos pequeños la carne para guisar. Ponerla en el fuego en una cazuela de barro con un poco de la manteca. Dejar que se rehogue y cuando tome color agregar la mitad del sofrito preparado anteriormente. Conforme avance el rehogado se le echa un poco de agua caliente, para que se enternezca poco a poco. Mientras hay que poner las pochas en un puchero, cubrirlas con agua fría, y se les echa por encima el resto del sofrito de cebolla. Se dejan cocer a fuego suave. Cuando estén casi cocidas se mezclan con la carne de guisar, que teníamos rehogándose, hasta quedar bien blandas. Estas pochas a la navarra deben resultar poco caldosas. Trucos y consejos: Otra forma de hacer las pochas les agregarlas chorizo, cociéndolo junto con las pochas, y cortado en rajitas se serviría el chorizo encima del guiso. Algunos las mezclan también con almejas. En lugar de carne se puede poner una cola de cordero, o incluso tocino. Si lo prefieres, sustituye la manteca de cerdo por aceite de oliva, aunque ya os digo que así su sabor es insuperable. También se pueden añadir además otras verduras, como zanahoria, puerro, tomates, pimiento rojo. Otro secreto que puede mejorar las pochas es utilizar un pimentón picante. En nuestros supermercados se pueden encontrar ya botes de pochas ya cocinadas de calidad. Si te gustan más picantes se puede jugar con las guindillas a la hora de hacerlas.