Pollo al ajillo
Receta de: Aves
Plato: Plato caliente, Segundo plato
Cocina: Para llevar, Tradicional
Pollo al ajillo
Fácil
20-30
151-300
Pollo al ajillo
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Pollo (1/2 pollo troceado)
  • Ajo (6 dientes)
  • Sal
  • Vino blanco (1 vaso)
  • Laurel (1 hoja)
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Romero
  • Tomillo
  • Pollo (1 pollo troceado)
  • Ajo (10 dientes)
  • Sal
  • Vino blanco (1 1/2 vaso)
  • Laurel (1 hoja)
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Romero
  • Tomillo
  • Pollo (1 1/2 pollo troceado)
  • Ajo (12 dientes)
  • Sal
  • Vino blanco (2 vasos)
  • Laurel (1 hoja)
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Romero
  • Tomillo
Elaboración

El pollo es un alimento tan versátil que casi podemos prepararlo de cualquier manera. Una receta que nos traslada a esas recetas de nuestras abuelas o nuestras madres es sin duda el pollo al ajillo. Un plato delicioso y muy sencillo de preparar que deberás incluir en tu recetario, si aún no lo has hecho. Además es una un plato muy económico y bajo en grasas.

Paso 1:

Pide a tu carnicero de confianza que te de el pollo troceado, si piel a ser posible. Ya en casa lávalo bajo el grifo y limpia de grasa y piel. Sécalo bien antes de freirlo, el aceite y el agua no son buenos amigos.

Paso 2:

En una cazuela amplia añade una buena cantidad de aceite e incopora en frío los ajos pelado y laminados. Ten cuidado de que no se te quemen, lo que queremos es que aromaticen el aceite. Cuando empiecen a dorarse retíralos.

Paso 3:

Ahora añade el pollo troceado junto con la hojita de laurel, la de romero y tomillo y fríe bien durante unos 15 o 20 minutos. Da la vuelta al pollo para que se vaya dorando por toda la superficie por igual.

Paso 4:

Cuando el pollo esté cocinado, retira con cuidado el exceso de aceite y guárdalo para otra preparación. Ahora incorpora los ajos que retiraste antes y añade el vino. SUbe le fuego para que se evapore el alcohol y cocina hasta el vino se haya evaporado casi por completo.

Presentación:

Saca el pollo al ajillo a una fuente para que los comensales se sirvan a su gusto. Decora con una ramita de romero o tomillo fresco. A disfrutar. El pollo es "caballero descubierto" así que puedes comerlo con las manos sin ningún problema. La salsita que queda es tan deliciosa que acabará con todo el pan de la mesa.

Sugerencia:

Utiliza el vino blanco Señorío de Ondas para este plato y un sinfín de recetas más. Le aportará unos matices aromáticos perfectos.