abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pollo en salsa de vino blanco con ñoquis caseros

Receta de: Arroces y pastas, Aves
Plato: Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Cocina: Tradicional
Pollo en salsa de vino blanco con ñoquis caseros
Media
50 >
Pollo en salsa de vino blanco con ñoquis caseros
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Como receta preferida en casa tenemos el pollo en salsa de vino blanco con ñoquis caseros, que está realmente rica. El pollo queda delicioso, y los ñoquis seguramente sea una de las mejores pastas que hay, ya que están hechos con patata. Nosotros los solemos comer bastante a menudo en casa, pero no los compramos, si no que los elaboramos nosotros mismos. Para preparar el pollo en salsa de vino blanco hay que sofreír la cebolla y los tomates cherry enteros, en un poco de aceite de oliva, y cuando estén, agregar los trozos de pollo, previamente salpimentados, hasta que estén bien dorados. Después añadir el ajo picado, muy pequeñito, y mezclar. Incorporar el puré de tomates, la sal y pimienta al gusto, el orégano, el pimentón y la pizca de azúcar. Cuando ya esté todo esto hecho, echar el vino blanco, mezclar todo muy bien y dejar cocinar a fuego medio. Para hacer los ñoquis en primer lugar hay que poner a hervir las patatas peladas. Una vez cocidas, colar las patatas, colocar las mismas en un recipiente e ir aplastando mientras se va agregando la mantequilla, la sal y la pimienta al gusto. Después de esto incorporar al puré el huevo batido y mezclar muy bien. Agregar a continuación y poco a poco, la harina y mezclar hasta formar una masa que no se pegue a los bordes del cuenco. Llevar la masa a una superficie lisa y enharinada, y cortar la masa por pedazos para armar los ñoquis, es decir, cortar los pedazos de masa a medida que los ñoquis se arman. Formar rollitos con los pedazos de masa, del grosor que queremos que tengan los ñoquis, a mí me gusta del grosor de un dedo aproximadamente. Chotar los rollitos en pedazos pequeños, del tamaño que queremos que tengan los ñoquis, de unos dos dedos más o menos. Dar forma a los ñoquis, marcándolos con el utensilio de cocina especial para darles forma o, simplemente, emplear un tenedor. Espolvorear los ñoquis con harina y colocar los mismos sobre bandejas enharinadas. Cocinar los ñoquis en agua hirviendo y los hay que retirar del fuego cuando floten a la superficie, ya que al principio se van al fondo del recipiente. Colar y echarles agua hirviendo para quitarles los restos de harina. Para terminar el plato de pollo en salsa de vino blanco con ñoquis caseros, hay que poner los ñoquis en un recipiente con un poco de salsa caliente, mezclar suavemente y servir con la salsa y los trozos de pollo. Para rematar, lo mejor es espolvorear con queso rallado.