Pollo rústico con verduras
Receta de: Aves, Verduras y frutas
Plato: Segundo plato, Plato caliente
Cocina: Tradicional
Pollo rústico con verduras
Fácil
50 >
Pollo rústico con verduras
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
La mejor manera de aprovechar el pollo, por lo menos en mi humilde opinión, es asándolo. Cuando preparo este pollo rustico con verduras, suele comerse todo en una comida, y si no es así, nos solemos pelear por las sobras. Está muy bien acompañado por las verduras que se van haciendo en sus jugos, y la carne queda sabrosa y tierna. En primer lugar tienes que poner a calentar el horno a una temperatura de 220º. No hace falta que peles el ajo, tan solo corta la cabeza por la mitad. Por otro lado corta las verduras de forma irregular en trozos medianos y condiméntalas con sal y aceite de oliva, como si fuese una ensalada. Lava el pollo y sécalo con papel de cocina. Mezcla las hojitas de las ramitas de romero con sal gorda y condimenta el pollo. Metiendo el dedo entre la piel y la carne de la pechuga pon un poco del condimento. Sala dentro del pollo y métele el medio limón, media de la cabeza de ajo y una hojita de laurel. Vuelca dos o tres cucharadas de aceite de oliva sobre el exterior del pollo, ayudándote con las manos para que cubra todo el pollo. Coloca el pollo en la fuente y las verduras sobre las verduras colócalas rodeando el pollo, con las ramas de romero por encima. Llévalo, al horno durante una media hora, y lo vas rociando con el líquido de la cocción y lo vuelves a dejar otra media hora. Pasado ese tiempo le agregas el agua o caldo, si tienes, y lo dejas 20 minutos más. Deja reposar el pollo 5 minutos antes de trocearlo. A la hora de servir puedes disponer en una fuente las verduritas, encima el pollo troceado y salsear con el caldito de la cocción, o de la forma más sencilla, ponla fuente en la que se ha cocinado este pollo rústico con verduras directamente en la mesa.