Porrusalda - vídeo receta
Receta de: Cremas y sopas, Verduras y frutas
Plato: Plato caliente, Primer plato
Cocina: Ligera, Tradicional
+Fácil
31-40
0-150
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Puerro (2)
  • Cebolla (media)
  • Ajo (1)
  • Patatas (1)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Caldo de ave o pollo (500 ml.)
  • Puerro (3)
  • Cebolla (1)
  • Ajo (2)
  • Patatas (2)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Caldo de ave o pollo (1 litro)
  • Puerro (5)
  • Cebolla (una y media)
  • Ajo (3)
  • Patatas (3)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Caldo de ave o pollo (1.500 ml.)
Elaboración

La porrusalda es un plato de cuchara tradicional, un guiso de verduras de lo más saludable y rico. Y si lo quieres más contundente o completo, admite muchas variaciones… se le puede añadir merluza o bacalao, o carnes como taquitos de panceta. ¿Te apuntas?

Paso 1:

Pela y pica la cebolla en brunoise, es decir, en daditos menudos. Por su parte, pela el ajo y pártelo por la mitad para retirarle el germen, responsable de que pique y resulte indigesto. Una vez hecho esto pícalo también bien menudo.

Paso 2:

Acerca una cazuela al fuego con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y, cuando tenga temperatura, incorpora el ajo y la cebolla. Deja pochar bien despacito para que no se quemen ni se tuesten.

Paso 3:

Mientras tanto, aprovecha para limpiar los puerros, retirando la raíz, sus capas exteriores y la parte de las hojas más verdes. Cuando ya tengas solo el corazoncito blanco e interior del puerro, pícalo en aritos y reserva.

Paso 4:

Cuando la cebolla comience a ablandarse un poco, incorpora el puerro y sigue cocinando a fuego muy suave.

Paso 5:

Pon a punto de sal y pimienta negra recién molida. 

Paso 6:

Incorpora un poquito de caldo de verdura, solo lo justo para que las verduras no se tuesten y se sigan cocinando unos minutos más.

Paso 7:

Pela las patatas y cháscalas. Chascar las patatas significa partirlas en trozos pero rompiéndolas y no cortándolas con el cuchillo. La mejor manera de hacerlo es sujetar la patata con una mano y con la otra, ir haciendo incisiones con el cuchillo pero a medio corte, levantar un poco el cuchillo para que termine de desprenderse rompiéndose. El motivo de trocear así la patata es que cuando se rompen, las patatas desprenden más su almidón, y esto ayudará a que el caldo del guiso espese de forma natural. Termina de chascar todas las patatas y añádelas a la cazuela.

Paso 8:

Sigue cocinando unos minutos más y, después, incorpora el caldo de pollo. Cuece durante 25 minutos o hasta que las patatas estén bien tiernas.

Presentación:

Sirve tu porrusalda en un bonito plato de presentación y termina con un hilito de aceite de oliva virgen, y un poco de sal y pimienta recién molida. ¡A disfrutar!

Sugerencia:

A la hora de hacer esta porrusalda, no dudes en acudir a tu tienda DIA habitual. En su sección de frutas y verduras y podrás seleccionar personalmente cada pieza. ¡Frescos que inspiran!