Puerros gratinados
Receta de: Verduras y frutas
Plato: Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Cocina: Ligera, Tradicional
Puerros gratinados
+Fácil
20-30
0-150
Puerros gratinados
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Harina (20 gr.)
  • Leche (250 ml. )
  • Mantequilla (20 gr. )
  • Aceitunas negras (5, sin hueso)
  • Orégano (1 cucharita)
  • Perejil fresco (una pizca)
  • Puerro (2)
  • Queso curado
  • Tomate frito
  • Huevos (1, pequeño)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Harina (35 gr. )
  • Leche (500 ml. )
  • Mantequilla (40 gr. )
  • Aceitunas negras (10, sin hueso)
  • Orégano (1 cucharada)
  • Perejil fresco (una pizca)
  • Puerro (4)
  • Queso curado
  • Tomate frito
  • Huevos (1, mediano)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Harina (70 gr. )
  • Leche (750 ml. )
  • Mantequilla (60 gr. )
  • Aceitunas negras (15, sin hueso)
  • Orégano (3 cucharitas)
  • Perejil fresco (una pizca)
  • Puerro (6)
  • Queso curado
  • Tomate frito
  • Huevos (2)
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
Elaboración

Llegas a casa. Abres la nevera. ¿Qué encuentras? Unos cuantos puerros que te sobraron del guiso de ayer, una lata de aceitunas y un huevo solitario. ¡Pues ya está! Con eso y unos condimentos básicos más tienes suficiente para elaborar este receta. Ligera, saludable y que te permite aprovechar algunas sobras. Los puerros están presentes en multitud de guisos porque aportan gran sabor pero, cuando compramos en el supermercado (si no lo hacemos a granel) algunos suelen quedarse dando vueltas por el frigorífico. Eso se acabó, ¡puerros gratinados!

Paso 1:

Limpia los puerros y retira la parte verde y la enraizada. Para retirar la tierra que pueden tener lava los tallos blancos con abundante agua y corta cada tallo en tres cilindros. También prepara las aceitunas y pícalas en trocitos finos.

Paso 2:

En una sartén, funde la mantequilla y echa la harina. Tendrás que remover constantemente hasta que queden los dos ingredientes bien mezclados. Después vierte la leche (ojo, ha de estar hirviendo), sazona al gusto y deja que la salsa hierva unos minutos ¡No dejes de remover! Incorpora entonces el queso rallado, la yema del huevo y mézclalo fuera del fuego.  

Paso 3:

Volvamos a los puerros. Cuece los cilindros  que habías preparado en abundante agua y sal hasta que estén bien tiernos (serán al menos unos 13 minutos). Cuando estén, escúrrelos bien. 

Paso 4:

Ahora tienes que ‘montar’ el plato antes de llevarlo al horno. Para ello, coloca en el centro de una fuente o recipiente unas cucharadas de tomate frito y coloca encima los cilindros de puerro cocido. Tapa todo con la salsa que has preparado y gratina unos minutos en el horno hasta que se forme una bonita costra dorada exterior.

Presentación:

Cuando lo retires del horno, espolvorea un poco de aceitunas picadas y perejil cortadito para decorar.

Truco:

Cuando quites la parte verde de los puerros al limpiarlos ¡no la tires! La puedes reservar para hacer un delicioso caldito de verdura.

Curiosidad:

La salsa que has preparado es conocida como salsa mornay. Su base es la bechamel y va muy bien para acompañar o gratinar carnes blancas, pescados, mariscos, huevos y hortalizas.