abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Pularda

Receta de: Aves
Plato: Segundo plato
Cocina: Tradicional
Pularda
Alta
50 >
€€€
Pularda
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Cuando llega navidad es cuando saco del armario esta receta de pularda o pavo relleno y asado. Es una receta sabrosa y completa, y el hecho de que la disfrutemos sólo en estas fechas hace que sea aún más especial. Pero claro, tu toma nota de ella y hazla en la ocasión que te apetezca. El día anterior a hacer la receta, preparamos tanto la pularda o el pavo como el relleno, que es lo más elaborado. Se limpia la pularda o el pavo, dejando suficiente piel en el cuello para luego poder cerrarla. Se salpimentad por dentro y se moja con el vino. Se hace una mezcla con mantequilla y brandi y con la jeringa se le pincha en la carne y se le introduce dicha mezcla, para que la carne se ablande y se ponga más tierna. Se deja macerando así toda una noche Para hacer el relleno se sofríen en una sartén a fuego vivo las ciruelas y los orejones, previamente remojadas, junto con los piñones y la trufa troceadito. Se salpimientan y se echa el perejil, la canela y un chorrito de vino rancio Aparte las salchichas y la panceta cortadas a trocitos y los taquitos de jamón se fríen. Una vez hechos los añadimos a la sartén con el resto de los ingredientes. Todo ello se deja enfriar, para al día siguiente preparar el relleno. En el momento de preparar la receta, se mete todo ese relleno en la cavidad del pavo y se cose con una agua de lana e hilo especial Colocamos el pavo salpimentado y espolvoreado con orégano, en una fuente para horno junto con la manteca de cerdo, el laurel, las ramas de romero, la canela, 1 cebolla entera pelada y picada, los dientes de ajo y 2 tomates maduros. Vertemos en la bandeja también un poco de caldo de pollo y la metemos a cocer en el horno por espacio de 3 horas, a unos 150º de temperatura. Cuando metamos la pularda o el pavo en el horno, en un principio lo cubrimos con papel de aluminio, para que no se queme y cueza bien. Una media hora antes de terminar de hacerse del todo, lo destapamos para que adquiera un bonito tono dorado. A medida que se va haciendo se le va añadiendo agua, caldo o vino rancio, lo que hará que se cree una riquísima salsa y se cueza el pavo. Pasado ese tiempo ya estará lista la pularda o el pavo relleno y asado para comer. Os aconsejo que esperéis un poco antes de comerlo, para que se asienten bien las carnes y los sabores. A la salsa se le puede añadir unos piñones y unas ciruelas pasas.