Rosquillas de chocolate - vídeo receta
Receta de: Postres y dulces
Plato: Postre
Cocina: Internacional, Para niños
Media
50 >
301-500
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Harina (250 gr.)
  • Levadura en polvo (2,5 gr.)
  • Leche (entera, 100 ml.)
  • Huevos (1 ud.)
  • Huevos (solo la yema, 1 ud.)
  • Azúcar (25 gr.)
  • Mantequilla (25 gr.)
  • Sal
  • Esencia aroma de vainilla
  • Aceite de oliva vírgen extra (para freir)
  • Mantequilla (10 gr.)
  • Chocolate negro (20 gr.)
  • Harina (500 gr.)
  • Levadura en polvo (5 gr.)
  • Leche (entera, 200 ml.)
  • Huevos (2 uds.)
  • Huevos (solo la yema, 2 uds.)
  • Azúcar (50 gr.)
  • Mantequilla (50 gr.)
  • Sal
  • Esencia aroma de vainilla
  • Aceite de oliva vírgen extra (para freir)
  • Mantequilla (20 gr.)
  • Chocolate negro (40 gr.)
  • Harina (750 gr.)
  • Levadura en polvo (7,5 gr.)
  • Leche (entera, 300 ml.)
  • Huevos (3 uds.)
  • Huevos (solo la yema, 3 uds.)
  • Azúcar (75 gr.)
  • Mantequilla (75 gr.)
  • Sal
  • Esencia aroma de vainilla
  • Aceite de oliva vírgen extra (para freir)
  • Mantequilla (30 gr.)
  • Chocolate negro (60 gr.)
Elaboración

Estas rosquillas de chocolate son irresistibles... y una apuesta segura. Están deliciosos y gustan a todo el mundo. Y lo más importante, son tan sencillos de elaborar... que seguro que te enganchas.

 

 



 Paso 1:

En primer lugar, diluye la levadura en la leche tibia. Cuidado, no debe estar demasiado caliente o matarás a la levadura y ya no hará su trabajo. La leche debe estar tibia, un poco templada, pero no muy caliente. Remueve hasta que la levadura se haya disuelto completamente.

Paso 2:

Ahora, derrite la mantequilla en el microondas durante unos segundos.

Paso 3:

En un bol amplio, coloca la harina tamizada. Tamizar significa pasar la harina por un tamiz, estameña o colador de trama fina para airearla y separar sus partículas. De esta forma, quedará mucho más ligera. En general, es un paso imprescindible en repostería para conseguir postres mucho más esponjosos.

Paso 4:

Añade al bol de la harina el resto de los ingredientes, es decir, la leche con la levadura, los huevos enteros y las yemas, y el azúcar. Por último incorpora la esencia de vainilla y la mantequilla fundida.

Paso 5:

Amasa bien hasta conseguir una mezcla homogénea. Sabrás que tu masa está en su punto cuando esté flexible, no se pegue en las manos y tenga un aspecto liso.

Paso 6:

Deja reposar la masa de tus rosquillas de chocolate cubierto con un paño hasta que crezca y doble su volumen.

Paso 7:

Una vez que la masa haya levado, estira con la ayuda de un rodillo hasta dejarla con un grosor de unos 5 milímetros de grosor. 

Paso 8:

Corta la masa con dos moldes de forma cilíndrica o bien, con dos aros redondos, de distinto tamaño... el mayor para el borde exterior de los rosquillas de chocolate, y el pequeño para hacer el agujerito.

Paso 9:

A media que vayas cortando la masa, ve retirando los bordes que sobran y los agujeros y repite la operación: estira la masa y saca más donuts. Así, hasta acabar con la masa.

Paso 10:

Deja reposar los rosquillas de chocolate, cubiertos con un paño, de nuevo para que crezcan.

Paso 11:

En cuanto tus rosquillas de chocolate hayan doblado su volumen, fríelos en abundante aceite caliente. Ve friéndolos poco a poco, por tandas, sin añadir demasiados a la sartén para que no baje la temperatura del aceite. Ve dándoles la vuelta y a medida que vayan estando doraditos, sácalos a un papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Paso 12:

Vamos ahora con el glaseado. En un bol, pon la mantequilla y el chocolate negro partido en trozos y mete en el microondas a media potencia durante 30 segundos. Sácalo, muévelo con la ayuda de una espátula y vuelve a meterlo otros 30 segundos. Saca, remueve y al microondas de nuevo. Repite esta operación hasta que el chocolate esté completamente derretido. Es importante que lo hagas así, poco a poco, para que no se queme ni se reseque la superficie.

Presentación:

Moja un lado de cada donut en este chocolate y, si quieres, adorna con unos fideos de colores o algún otro adorno de repostería. Y deja enfriar... si es que puedes esperar, claro.

Sugerencia:

No dudes en emplear el chocolate negro de repostería marca DIA a la hora de hacer el glaseado de estos rosquillas de chocolate. Da un resultado cremoso y brillante perfecto para esta receta.