Salsa bechamel
Receta de: Salsas
Plato:
Cocina: Internacional, Tradicional
Salsa bechamel
Fácil
20-30
301-500
Salsa bechamel
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Leche (250 ml.)
  • Harina (25 gr.)
  • Mantequilla (25 gr.)
  • Leche evaporada (25 ml.)
  • Pimienta negra en grano (2 granos)
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Hierbas provenzales (1 atadillo pequeño)
  • Leche (500 ml.)
  • Harina (50 gr.)
  • Mantequilla (50 gr.)
  • Leche evaporada (50 ml.)
  • Pimienta negra en grano (4 granos)
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Hierbas provenzales (1 atadillo)
  • Leche (750 ml.)
  • Harina (75 gr.)
  • Mantequilla (75 gr.)
  • Leche evaporada (75 ml.)
  • Pimienta negra en grano (6 granos)
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Hierbas provenzales (1 atadillo)
Elaboración

La salsa bechamel es la madre de todas las salsas blancas... y también una salsa incompatible con la dieta... pues se elabora con una buena cantidad de mantequilla y harina. Pero es tan deliciosa, que de vez en cuando es un capricho necesario. ¡No renuncies a ella!

salsa bechamel

Paso 1:

Acerca un cazo a hervir con una pizca de sal (es mejor ser prudente al principio y después, si es necesario, rectificar de sal al gusto) los granos de pimienta negra, nuez moscada (a ser posible recién rallada, porque así tiene mucho mejor aroma y sabor).

Paso 2:

Añade también un ramito de finas hierbas frescas... puedes elegir entre las que más te gusten: perejil, cebollino, estragón, cilantro, etc. Eso sí, átalas bien para después poder retirarlas. Solo queremos su sabor, no que se queden en la salsa bechamel.

Paso 3:

En el momento en que rompa a hervir, baja el fuego para que cueza suavemente durante unos minutos. Pasado este tiempo, retira la leche del fuego y deja enfriar.

Paso 4:

Mientras tanto, vamos a preparar un roux. Para ello funde la mantequilla en un cazo o cazuela y, una vez derretida, deja cocer lentamente durante 1 o 2 minutos. La mantequilla siempre tiene algo de agua, y de esta manera se evaporará. Pero hazlo con cuidado y con el fuego bajito, para que no se tueste.

Paso 5:

Ahora retira el cazo de la mantequilla del fuego y añade, de un golpe, la harina. Para esta elaboración no es estrictamente necesario (como si lo es en las recetas de repostería) tamizar la harina... pero tampoco viene mal hacerlo. Tamizar no es más que pasar la harina por un cedazo o colador de trama fina para airearla bien.

Paso 6:

Mezcla muy bien ambos ingredientes con la ayuda de una lengua de silicona o de una espátula. Vuelve a poner el cazo o cazuela sobre el fuego, a temperatura suave, sin dejar de remover. Sabrás que tu roux está listo cuando haya adquirido un color amarillo claro y la textura de una pasta.

Paso 7:

Añade la leche, que ya debe estar fría y colada para evitar que caiga ningún pedazo de las hierbas que has empleado o los granos de pimienta.

Paso 8:

Sube el fuego hasta que comience a cocer y, en ese momento, vuelve a bajarlo. En este momento, debes remover su salsa bechamel sin parar. Después de 3 o 4 minutos de cocción añade la leche evaporada. Prueba de sabor por si fuera necesario rectificar de sal, pimienta o nuez moscada.

Presentación:

Ya está lista tu salsa bechamel, deliciosa y sin grumos, para lo que la necesites: napar una lasaña o unos canelones, unas verduras al horno, o bien para mezclarla con otros ingredientes. ¡Está para chuparse los dedos!

Sugerencia:

No dudes en emplear la leche entera DIA para hacer esta salsa bechamel. Aportará sabor y textura a una salsa cremosa y deliciosa.