Salsa mayonesa y salsa rosa con aceite de oliva
Receta de: Salsas
Plato: Plato frío
Cocina: Tradicional
Salsa mayonesa y salsa rosa con aceite de oliva
Fácil
< 20
151-300
Salsa mayonesa y salsa rosa con aceite de oliva
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Huevos (1 ud., pequeño)
  • Limón (medio)
  • Aceite de girasol (lo necesario)
  • Aceite de oliva (lo necesario)
  • Sal
  • Ketchup
  • Huevos (1 ud.)
  • Limón (medio)
  • Aceite de girasol (lo necesario)
  • Aceite de oliva (lo necesario)
  • Sal
  • Ketchup
  • Huevos (2 uds.)
  • Limón (1 ud.)
  • Aceite de girasol (lo necesario)
  • Aceite de oliva (lo necesario)
  • Sal
  • Ketchup
Elaboración

Una salsa imprescindible en nuestra cocina: la mayonesa. La utilizarás como base en algunas recetas, como la ensaladilla rusa, pero también para acompañar infinidad de alimentos: desde unos espárragos blancos a unos langostinos cocidos… pasando por un sándwich, unas patatas fritas o incluso algunos pescados al horno. No pases por alto, alguno de sus derivados, como la salsa rosa o la salsa alioli.

Paso 1:

Casca el huevo en un bol o en el vaso de la batidora, añade un poco de sal y el zumo del limón -¡pero ten cuidado de que no caigan las pepitas!-. Bate todo con la batidora de mano.

Paso 2:

Añade un chorrito de aceite de oliva, poco a poco, mientras sigues batiendo con la batidora. Es importante hacer esta operación muy poco a poco, sobre todo al principio, para que la mayonesa no se corte. Continúa añadiendo, pero en este caso aceite de girasol hasta que la textura de la mayonesa sea adecuada. Cuanto más aceite añadas, más espesa resultará.

Paso 3:

Prueba la mayonesa y rectifica de sal. La cantidad de aceite de oliva y de aceite de girasol dependerá de cuánto sabor a aceite de oliva quieras en la mayonesa. Cuando desees una mayonesa con sabor muy suave, prepárala sólo con aceite de girasol.

Paso 4:

Una vez que tienes lista la mayonesa, puedes hacer múltiples variables. Para preparar una salsa rosa añade un poco de kétchup. Si te gusta la salsa rosa con personalidad y  un sabor un poco más fuerte, añade unas gotas de whisky… pero, ¡cuidado! tan sólo unas gotas con el tapón.

Alternativa:

A partir de la mayonesa, si en lugar de salsa rosa prefieres un alioli, maja un diente de ajo con un poco de zumo de limón en el mortero hasta que quede hecho un puré. Después sólo tendrás que añadirlo a la mayonesa y mezclarlo bien. Es preferible añadir el ajo a la mayonesa poco a poco, para asegurarte que no te queda muy fuerte.

Consejo:

La mayonesa debe guardarse siempre en la nevera y consumirse pronto… de hecho no debería pasar más de 24 horas entre su preparación y su consumo, ya que el huevo que se emplea en su elaboración está crudo y, como sabéis, es un producto muy delicado.