Sopa 'conejito' con arroz y verdura para niños
Receta de: Cremas y sopas
Plato: Entrantes, Plato caliente, Plato único, Primer plato
Cocina: Para niños
Sopa 'conejito' con arroz y verdura para niños
Media
31-40
0-150
Sopa 'conejito' con arroz y verdura para niños
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Ingredientes
  • Arroz de grano redondo (120 gr)
  • Agua (175 ml)
  • Vinagre de arroz (1/2 cucharada)
  • Zanahoria (1/2 ud)
  • Nabo (1/2 ud)
  • Caldo de verduras (250 ml)
  • Eneldo
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Arroz de grano redondo (240 gr)
  • Agua (350 ml)
  • Vinagre de arroz (1 cucharada)
  • Zanahoria (1 ud)
  • Nabo (1 ud)
  • Caldo de verduras (500 ml)
  • Eneldo
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Arroz de grano redondo (360 gr)
  • Agua (525 ml)
  • Vinagre de arroz (1 y 1/2 cucharada)
  • Zanahoria (1 y 1/2 uds)
  • Nabo (1 y 1/2 ud)
  • Caldo de verduras (750 ml)
  • Eneldo
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
Elaboración

Si un día quieres dejar extasiados a tus pequeños comensales, prueba a hacer esta sopa ‘conejito’ con arroz y verdura para niños a la hora de cenar. Les proporcionarás alimentos equilibrados de una manera divertidísima. De todas formas, no hace falta ser un niño para disfrutarla: cualquier persona con el alma joven sonreirá si se encuentra esta sopa ‘conejito’ en su plato. Eso sí, las cantidades de la receta están calculadas para niños, así que ajusta las proporciones o acompáñalas de algo más si tus comensales van a ser adultos.

Paso 1:

Para obtener un arroz lo suficientemente pegajoso y compacto como para moldearlo en forma de figuritas, necesitamos una variedad de arroz de grano corto que contenga grandes cantidades de almidón, preferiblemente arroz japonés. Lávalo cuidadosamente; el proceso de lavado es largo y repetitivo, pero la diferencia merece la pena. Llena un recipiente de agua, sumerge el arroz y masajéalo con la mano. El agua se teñirá casi inmediatamente de blanco: es el exceso de almidón, que empieza a soltarse. Cuanto menos almidón sobrante tenga el arroz, más pegajoso y compacto quedará después. Cuela el arroz, pásalo por el grifo, enjuaga el recipiente, rellénalo con agua limpia y vuelve a sumergir y a remover el arroz. Al final el agua debe salir prácticamente transparente, así que puede que tengas que repetir todo el proceso hasta 8 veces.

Paso 2:

Llena una olla de fondo grueso con el agua indicada en la receta, echa dentro el arroz y ponla a fuego medio-alto bien tapada. Cuando escuches que el agua empieza a hervir, regula la temperatura hasta dejarla a fuego bajo y espera 15 minutos a partir de ese momento. Una vez cumplido este tiempo, retira la olla del fuego y deja reposar el arroz 10 minutos más. No retires la tapadera de la olla bajo ninguna circunstancia durante todo este proceso.

Paso 3:

Prepara una fuente, bandeja o tabla amplia y extiende el arroz por encima. Procura que quede muy desplegado para que no tarde mucho en enfriarse. Vierte cuidadosamente el vinagre sobre el arroz, asegurándote de repartirlo por toda la superficie.

Paso 4:

Con ayuda de una espátula de madera, haz surcos a lo largo y a lo ancho del arroz. Este paso tiene dos funciones: enfriar el arroz e impregnarlo bien de vinagre. Repite los surcos hasta que el arroz se haya enfriado completamente.

Paso 5:

Lava y pela la zanahoria y el nabo. Con ayuda de un acanalador, practica estrías a lo largo de ambas hortalizas para que, cuando las cortes, las rodajas tengan forma de flores. Pártelas en rodajas de medio centímetro de grosor. Reserva un trozo pequeño de zanahoria.

Paso 6:

Pon a calentar el caldo de verduras con un poco de sal en una olla hasta que hierva y entonces agrega el nabo. Déjalo hervir 5 minutos, añade las rodajas de zanahoria y cuece 5 minutos más.

Paso 7: 

Divide el arroz en tantas cantidades como comensales haya y cada cantidad divídela a su vez por la mitad. Con una de las mitades moldea la cabeza, haciendo una bola y dos cilindros pequeños que serán las orejitas; y la otra mitad constituirá el cuerpo. Coge la mayor parte, modela un cilindro y aplástalo; añade dos bolitas aplastadas en cada extremo, que serán las patitas, y una bolita aún más pequeña pero sin aplastar en uno de los dos extremos, que será la cola. 

Paso 8:

Valiéndote de toda la maña que tengas, recorta tres círculos pequeñitos y una tirita en forma de medio ocho del trozo de zanahoria que reservaste. 

Presentación:

Coloca el conejito de arroz en el fondo de un cuenco o plato hondo y esboza su “cara” colocando dos círculos de zanahoria a modo de ojos, el tercero como nariz y la tirita curva haciendo las veces de boca. Sirve por encima un poco de caldo con rodajas de zanahoria y nabo y decora con perejil y eneldo fresco. Remata con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. ¡Ya tienes lista tu sopa ‘conejito’ con arroz y verdura para niños!

Sugerencia:

Si no encuentras arroz japonés, el arroz bomba de la línea Delicious de DIA te proporcionará la consistencia y el delicado sabor que tu sopa ‘conejito’ con arroz y verdura para niños necesita.