abrir menú
logotipo Dia
abrir menu de usuario

Sopa de ajo castellana

Receta de: Cremas y sopas, Panes y masas
Plato: Entrantes, Plato caliente, Primer plato
Cocina: Tradicional
Sopa de ajo castellana
+Fácil
20-30
Sopa de ajo castellana
Valoración media
Anterior receta Siguiente receta
Elaboración
Soy castellana, pero además de eso, en los inviernos en casa de mi abuela de cena siempre había un buen plato de sopa de ajo castellana para entrar en calor y llenarnos de alimento antes de ir a la cama. Solía ser plato único, ya que lo acompañaba con huevo o con una buena cantidad de panceta. Es muy sencilla de hacer, y la verdad es que muy rica de comer. Es increíble como un ingrediente tan modesto como el pan nos puede ofrecer tantas satisfacciones. En primer lugar se machacan un par de ajos en un mortero, junto con un poco de sal gorda. Mientras se ponen a remojo unos cachos de pan duro, con un poco de sal y aceite de oliva en una sartén (o en una cazuela de barro, de esas de pereruela que antes todo el mundo tenía en casa y que es donde mejor se hacen), y enseguida se lleva al fuego para que comience a hervir. En el mortero del ajo echamos un poco de agua y pimentón y lo echamos a la sartén. Se deja hervir durante bastante tiempo para que el pan se impregne bien de todos los sabores y se vaya evaporando un poco del agua. Se corrigen de sal y a comer bien caliente. Para completar a la sopa de ajo castellana, hay quien le echa unos taquitos de jamón serrano o panceta, o incluso un huevo batido al final para que quede hilado, pero lo que a mimas me gusta hacer es estrellar un huevo en la sopa para que a la hora de comer se rompa con la cuchara y llene todo el plato. Trucos y consejos: Se puede dejar cocer la sopa de ajo durante dos o tres horas, que pierda todo su agua y al final quede como una especie de tarta en la que en el fondo se ha formado una tosta, y está realmente buena.